El futuro de la alimentación y la agricultura en México es regenerativo y orgánico.