Guatemala: Una Comunidad Tradicional Lucha por sus Tierras

Había un conflicto fundamental entre los intereses de las personas, como los campesinos de Centro Campesino, y los de los gobiernos de Guatemala y Estados Unidos. Los campesinos indígenas consideran el Petén como una fuente rica de las tierras agrícolas para mantener a sus familias y comunidades. Los defensores del desarrollo orientado a la exportación ven a Petén como una fuente de ingresos para beneficiar a las empresas multinacionales y a unas cuantas familias pudientes de Guatemala.

Irónicamente, la ley de áreas protegidas, supuestamente diseñada para proteger los recursos naturales, resolvieron este conflicto mediante el control y la eliminación de la gente. «Es lógico reconocer», concluyó el ex funcionario de CONAP, «que es mucho más fácil remover la naturaleza que no protesta, que remover comunidades humanas que protestan.». Los gobiernos de EE.UU. y de Guatemala no consultaron a las comunidades del Petén, antes de establecer la «ley de áreas protegidas.» De hecho, militares guatemaltecos tildaron a los pobladores de guerrilleros. La USAID, que ofreció la mayor fuente de financiación para la «Reserva de la Biosfera Maya», reportó que hasta fines de 1991, nadie en la región sabia de esta ley.

La USAID también reconoció un «potencial de conflicto», ya que las cooperativas, refugiados en México, y las Comunidades de Población en Resistencia (CPR) miraban al Petén, como un posible hogar. Estas comunidades bien organizadas comparten una historia de lucha y resistencia. A finales de la década de 1980, ex miembros de FECAP comenzaron a re-iniciar el contacto, formando la Unión de Cooperativas de Olas Usumacinta (AUCOOBUS). Refugiados que trabajaban con la Comisión de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) empezaron a negociar acuerdos. CPRs ya vivían en la zona, en constante movimiento para evadir a los militares. Una encuesta CONAP, a cargo de un pequeño contingente de personas dedicadas deseosas de demostrar que las comunidades del Petén no eran guerrilleros, encontraron unos 85 asentamientos civiles solo en la Sierra del Lacandón. La encuesta también reveló que comunidades como Centro Campesino eran propietarios de sus tierras.

La presencia de comunidades tradicionales e indígenas altamente organizadas representaba un claro obstáculo para el desarrollo de represas hidroeléctricas, petróleo, y cultivos de exportación. A pesar de que la Ley de Áreas Protegidas se comprometió a respetar la propiedad privada, Centro Campesino quedo sujeto a una presión extraordinaria para vender Yaxchilán. La presión no venía de los intereses comerciales privados o del gobierno, sino de USAID socio del Proyecto de la Biosfera Maya, The Nature Conservancy (TNC), la organización de conservación más grande del mundo con más de $ 3 billones en recursos. TNC trabajaba muy de la mano con los gobiernos de EE.UU. y Guatemala para evitar que los pobladores regresen a sus hogares.

Durante unos dos años, los miembros del Centro Campesino se resistieron a vender sus tierras. TNC contrató a un hombre que había trabajado con las cooperativas en el Petén antes del conflicto armado como negociador, para ayudar a persuadir a la comunidad que la venta les sería beneficiosa. Al mismo tiempo, el investigador Pierre van der Vaeren relata: «Los nombres de todos los [Centro Campesino de cooperación] asociados que se habían refugiado en México, desaparecieron de la lista de los socios originales registrados en INACOP [El Instituto Nacional de Cooperativas].» TNC entonces utilizó sus recursos para localizar a un número suficiente de socios de Centro Campesino para alcanzar el quórum necesario para una venta legal.

«Ellos nos presionaban, nos presionaban mucho», recuerda un miembro de la comunidad. «No teníamos quien nos aconseje. Nos quedamos solos » Al final TNC compró Yaxchilán – alrededor de 25.000 acres de tierra de primera con artefactos mayas, maderas preciosas, y flora y fauna en peligro de extinción – por aproximadamente 450,000 dólares. USAID suministró los fondos. En el momento, la gente reconoció el precio por debajo del valor de mercado. Pero más doloroso que el costo, fue la lucha perdida. «¿Cuánto tiempo y trabajo?, ¿cómo hemos luchado para pagar por el título de la tierra», cuenta un hombre. «Todos los años, para nada», se lamenta otro. «Regalaron la tierra, fue un regalo total».

Pero no fue un regalo valorado. Dentro de una década de la venta, Yaxchilán fue destruido. TNC, quien entrego la tierra a su socio de Guatemala, Defensores de la Naturaleza, ni preservaron la naturaleza, ni pararon las negociaciones. Más bien se abrió la Reserva de la Biosfera a la destrucción al remover a la comunidad altamente organizada que había conservado la tierra. Cuando los hijos del Centro Campesino trataron de retornar y recuperar la tierra de sus padres, los tildaron de «invasores».

1 comentario
  1. Bayron Velásquez Dice:

    Buen día, ha sido un verdadero gusto encontrar su sitio en internet y enterarme sobre estos datos interesantes sobre la comunidad en Petén. Nosotros somos parte de Econexiones Unidas, una organización socio-ambientalista que une y expande los esfuerzos de todos(as) los actores involucrados en el desarrollo sostenible. Nos gustaria saber si tiene algun contacto con la cooperativa de la comunidad de Yaxchilán. Ya que estamos creando una red internacional de apoyo y comunicación para aquellos que mas lo necesitan en el mundo. Agradeceria mucho su ayuda y seguirmo en contacto.
    Sabemos que el camino para un manejo responsable de los recursos naturales es difícil, pero no imposible. Si establecemos relaciones de confianza y nos “econectamos” cada vez mas en esta labor, lograremos expander cambios de actitud en mas personas, respecto al amor y a la protección de la naturaleza.

    Atte.
    Bayron Velásquez
    cel. 45924456

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario