Víctimas de La Delincuencia, Ganaderos Exigen al Gobierno «Que Haga su Trabajo»

Por Carolina Gómez Mena, La Jornada, 15 de mayo de 2011

Aunque las actividades del crimen organizado a gran escala aún no ponen en riesgo al sector agropecuario, sí inciden en el ánimo y las finanzas de los productores, los cuales estamos a merced de la delincuencia.

Owaldo Cházaro Montalvo, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas, admitió que a los productores del país les preocupa el tema de la delincuencia y que algunas familias han sido víctimas de la delincuencia.

Los ganaderos forman parte de una sociedad agraviada por la situación y hemos padecido varios casos. No tenemos estadísticas, porque no nos corresponde llevarlas. La organización no es instancia de solución, pero no soslayamos la situación. Nos preocupa el tema de la delincuencia, nuestro posicionamiento es que las autoridades competentes en la materia hagan su trabajo.

Luego de admitir que hay temor entre los ganaderos para abordar el asunto, porque no es un tema amable, Owaldo Cházaro apuntó: No consideramos que la producción, el abasto y los inventarios de ganado estén afectados como consecuencia directa sólo de ello. Hay otros fenómenos que igualmente nos están afectando, como la comercialización y los precios; la criminalidad está a la par de éstos.

En entrevistas aparte, durante el taller Experiencias de Estados Unidos en los seguros de protección al ingreso agropecuario, Elías Macías y Carlos Martínez, productores de Sinaloa y Chihuahua, respectivamente, sostuvieron que la inseguridad en esos estados es mucho peor. Lo que ven aquí no es nada comparado con lo que vivimos allá. Agregaron que extorsiones, secuestros, ejecuciones, cobros de cuotas y robos de ganado y cosechas son lo del diario. Se realizan con total descaro, porque lo que prevalece entre las autoridades es la corrupción.

Carlos Macías comentó que si el gobierno no puede controlar la situación, lo mejor sería que se declarara incompetente. Si lo hicieran, nos armaríamos y buscaríamos cómo resolverlo, pero como somos respetuosos de la ley no lo hacemos.

Matínez, quien siembra algodón, trigo, cebada y avena, expresó: En mi pueblo (Ascensión) todos los días hay muertos, secuestros, extorsionados y se pagan cuotas por seguridad. Ganaderos y agricultores también las cubren. Si ven que estamos cosechando, llegan. Si no aportamos, nos dan para abajo.

Tras indicar que las cuotas que exigen varían de acuerdo con la capacidad de los productores, pues según el sapo es la pedrada, narró que hace unos días, en su poblado, a un ganadero que estaba cuidando a sus borregos le robaron 30, pistola en mano. Incluso le ordenaron subirlos al transporte.

Sostuvo: También nos quitan cosechas. Van los camiones a entregarla y a medio camino, con armas largas, le dan destino para otro lado a ese producto. El productor que esperó un año para cosechar se quedó sin nada. Vivimos en un clima de terror.

Elías Macías, quien siembra maíz y frijol, indicó: La inseguridad está a la orden del día, cada vez está peor. Los criminales actúan con total descaro. Se ven vehículos de sicarios, pasan 10 o 15 en convoy, y las autoridades no hacen nada. Pasan frente a ellas. Muchas están coludidas. Si alguien denuncia, en lugar de hacer algo van con los criminales, los delatan y éstos luego te matan.

Aparte, Luis Gómez Garay, líder de la Unión General Obrera, Campesina y Popular, aseguró que la estrategia del gobierno federal de lucha contra el crimen organizado debe cambiar y atender las raíces sociales del problema; entre otros, el incremento de la pobreza y la falta de oportunidades para la integración de amplios sectores de la población a la vida productiva en el marco de una cultura de la legalidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario