Falla táctica jurídica de Monsanto

Por Emily Corona, Proceso, publicado en Reforma, 29 de abril de 2014

El juez que resolvió detener la siembra de maíz transgénico en México y cuya credibilidad había sido puesto en duda por Monsanto podrá seguir conociendo del caso.

Manuel Suárez Fragoso, titular del Tercer Tribunal Unitario en Materia Civil y Administrativa del Primer Circuito, desechó el incidente de recusación interpuesto por la trasnacional Monsanto a finales de marzo, mediante la cual se cuestionaba la ética y parcialidad del magistrado Jaime Manuel Marroquín Zaleta en la acción colectiva contra la siembra de maíz transgénico.

Con esta decisión, explica en entrevista telefónica el abogado involucrado en la demanda, René Sánchez, se demuestra que Monsanto está buscando por todos los medios contrarrestar la medida precautoria ordenada por Marroquín en septiembre de 2013 y que obligó a las Secretarías de Agricultura y de Medio Ambiente a suspender cualquier tipo de siembra de maíz modificado genéticamente.

«Presentamos una serie de pruebas de que la empresa [Monsanto] actúa en el mundo de manera irregular. Resulta que no le dieron credibilidad a sus palabras; ganamos y se mantiene el mismo magistrado. Ganamos esa impugnación», afirmó el presidente de la asociación Colectivas.

«Eso nos hace prever que la empresa no está pudiendo corromper los magistrados», interpretó Sánchez. «El hecho de que impugne a uno y otro magistrado lo reitere quiere decir que estos dos magistrados no han cedido a la corrupción de Monsanto».

Lo que está en riesgo con este caso, según Romualdo Hernández, también de Colectivas, es el interés social frente al interés particular de una empresa.

Hace un par de semanas el grupo compuesto por campesinos, organizaciones y representada en parte por la campaña «Sin maíz no hay País» denunció la omisión de las autoridades mexicanas en permitir la presencia ilegal de maíces transgénicos en México.

Estas empresas usan la contaminación de cultivos nativos como método de entrada a un País, y una vez dentro buscan apoderarse del sector, alertaron.

La medida precautoria que tiene detenida todas las fases de la siembra, inclusive las piloto y experimental que ya operaban en cuatro estados del norte del País, ha sido impugnada 57 veces, tanto por las trasnacionales Monsanto, Syngenta, Dow AgroSciences y Dupont, como por el Gobierno federal.