¿En Realidad Podría Comer con $3.37 Dólares al Día?

Por el Dr. Mercola, 5 de enero de 2015

Si bien la asistencia alimentaria varía de un estado a otro, una familia típica que utiliza el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), el nombre oficial de los cupones de alimentos, tendrá alrededor de $3.37 por persona, por día, para comprar sus alimentos.1

Muchas familias agotan sus cupones de alimentos después de las dos primeras semanas del mes y se confían de los bancos de alimentos para obtener alimentos después de las dos semanas. En un presupuesto apretado, las frutas y vegetales suelen ser comprados únicamente si hay dinero de sobra, y muchas veces no hay.

En el documental Food Stamped, en donde los cineastas tratan de llevar una alimentación saludable con un presupuesto de estampillas, ellos visitan las agencias donde se inscriben las personas para obtener las estampillas y se juntan con los compradores de bajos ingresos que tienden a optar por los alimentos más baratos y más llenadores, como pan blanco, carne molida de animales de operaciones concentradas y fideos ramen.

En entrevistas con los miembros del Congreso quienes también tomaron el reto de alimentarse con cupones de alimentos, incluso los funcionarios electos–cuando ellos mismos se vieron obligados a comer con un presupuesto escaso—también fueron atraídos por los alimentos baratos.

Pero si bien el costo es uno de los obstáculos más frecuentemente citados para llevar una alimentación saludable, hay súper alimentos disponibles de bajo costo que proporcionan beneficios inestimables para su salud. Además, la investigación de la Escuela de Harvard de Salud Pública (HSPH por sus siglas en inglés) encontró que el costo por llevar una alimentación saludable es de sólo $1.50 dólares más por día…

Las Dietas Más Saludables Cuestan Alrededor de $1.50 Más por Día que Dietas Menos Saludables

Los investigadores de la HSPH realizaron un meta-análisis de 27 estudios, en donde evaluaron las diferencias en los precios por porción y precios por caloría en diferentes tipos de alimentos. Llevar una alimentación saludable (rica en frutas, vegetales, pescado y frutos secos) resultó ser significativamente más caro que una alimentación poco saludable (rica en alimentos procesados, carnes y granos refinados).

Sin embargo, la diferencia entre la compra de alimentos más saludables y alimentos menos saludables resulto ser de $1.50 por día.2 Parte de la razón del porque los alimentos procesados son más baratos es el hecho de que el gobierno de Estados Unidos está apoyando activamente una alimentación que consiste de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), aceite de soya, aceite de maíz y carne de ganado alimentado con granos, un resultado directo de su deficiente sistema de subsidios agrícolas.

La producción de alimentos chatarra incluso es más barata debido al uso de ingredientes de relleno no saludables y conservadores que impiden que se echen a perder, el resultado final es que los alimentos más dañinos para su salud a menudo son mucho más baratos. Los investigadores de HSPH informaron que las políticas alimentarias de los Estados Unidos se enfocan en:3

«‘Productos baratos, de alto volumen’, lo que ha ocasionado una compleja red de capacidades de agricultura, almacenamiento, transporte, transformación, fabricación, y comercialización que favorecen las ventas de productos alimenticios altamente procesados, dándole de esta manera ganancias rentables a la industria.»

Para agravar el problema, muchas de las personas con presupuestos alimentarios más limitados, como aquellos que reciben dinero para asistencia alimentaria, viven en «áreas desérticas» – áreas donde no hay tiendas de alimentos y si las hay, es una tienda de alimentos convenientes o un restaurante de comida rápida donde pueden comprar sus alimentos.

Entonces, mientras que claramente es posible comer sano con un presupuesto limitado, para ello es necesario que usted entienda lo que representa una comida sana y posteriormente tener acceso a este tipo de alimentos, que no siempre es el caso.

Y en cuanto al costo, $1.50 dólares al día es sin duda un gran obstáculo para muchas personas, pero para otros que pueden pagar fácilmente el costo, la inversión adicional representara grandes beneficios para la salud de su familia. Los investigadores explicaron:4

«Si bien es cierto que llevar una alimentación saludable es más costoso, la diferencia fue menor de lo que muchos podrían haber esperado. En el transcurso de un año, $1.50 dólares adicionales al día por comer saludable aumentaría los costos de alimentos en una persona en alrededor de $550 dólares al año.