El magnesio es mucho más importante de lo que se pensaba

Uno de los mayores beneficios de obtener los nutrientes de una alimentación completa es que existe una menor probabilidad de terminar consumiendo mucho de un nutriente a expensas de otros. Los alimentos en general contienen todos los cofactores y los co-nutrientes necesarios en las cantidades adecuadas para una salud óptima, lo que nos saca de dudas. Cuando usted toma suplementos, necesita ser muy inteligente y saber sobre los nutrientes que influyen y se afectan mutuamente.

Por ejemplo, es importante mantener un balance adecuado entre el magnesio, el calcio, la vitamina K2 y la vitamina D. La falta de equilibrio entre estos nutrientes es la razón por la que los suplementos calcio se han relacionado con un aumento en el riesgo de ataques cardíacos y derrames cerebrales y el por qué algunas personas experimentan toxicidad a la vitamina D.

Parte de esta explicación de los efectos secundarios es que la vitamina K2 mantiene el calcio en el lugar apropiado. Si usted tiene deficiencia de K2, añadir calcio puede causar más problemas de los que resuelve, haciendo que se acumule en donde no debe. De igual forma, si opta por un suplemento oral de vitamina D, también necesita consumirlo de los alimentos o tomar un suplemento de vitamina K2. Tomar mega dosis de vitamina D sin las cantidades suficientes de vitamina K2 puede causar toxicidad a la vitamina D, que incluye una calcificación inapropiada.

Aunque aún no se conocen las proporciones ideales entre la vitamina D y la vitamina K2, la Dra. Kate Rheaume-Bleue (a quien entrevisté sobre este tema) sugiere que por cada 1,000 UI de vitamina D que tome, debería tomar cerca de 100 microgeamos de K2 y quizá hasta 150-200 microgramos (mcg). Las últimas recomendaciones sobre la dosis de vitamina D, requieren alrededor de 8,0000 UI de vitamina D3 al día en el caso de los adultos, lo que significa que necesita de 800 a 1,000 microgramos (0.8 a 1 miligramo) de vitamina K2.

Ahora, volviendo al magnesio…

El magnesio en realidad podría ser más importante que el calcio si usted está considerando la suplementación. Sin embargo, mantener el equilibrio adecuado entre el calcio y el magnesio es muy importante. Las investigaciones sobre las dietas paleolíticas o cavernícolas han demostrado que la proporción entre el calcio y el magnesio en la alimentación debería ser de 1 a 16. Los estadounidenses en general tienden a tener más calcio que magnesio, un promedio de 3.5 a 1.

El magnesio también ayuda a mantener el calcio en las células para que puedan trabajar mejor. En muchas maneras sirve como versión nutricional de la clase altamente eficaz de medicamentos llamados bloqueadores de canales de calcio, utilizados para tratar la presión arterial alta, la angina de pecho y el ritmo cardiaco anormal. El magnesio y la vitamina K2 se complementan entre sí, ya que el magnesio ayuda a disminuir la presión arterial, que es un importante componente de las enfermedades cardiacas.

Así que, en definitiva, cada vez que tome: magnesio, calcio, vitamina D3 o vitamina K2, necesita considerarlos todos, dado que trabajan sinérgicamente los unos con los otros.

Fuentes y Referencias

1 Greenmedinfo.com December 5, 2012

2 American Journal of Clinical Nutrition 2012; 95(2): 269-270

3 See ref 1

4 Office of Dietary Supplements, National Institutes of Health, Magnesium Fact Sheet

5 See ref 1

6 Eades M, Eades A, The Protein Power Lifeplan, Warner Books, New York, 1999.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario