El cultivo de maíz transgénico en el norte implica daños innecesarios: científicos

Senadores no deben aprobar minuta de reforma a ley de variedades vegetales

Sugieren derogar cualquier permiso previo para cultivarlo a cielo abierto, experimental o piloto

Por Angélica Enciso L., La Jornada, 17 de abril de 2013El cultivo de maíz transgénico en el norte del país implica riesgos y daños innecesarios para la nación en su alimento básico, su soberanía tecnológica, su reserva genética de maíz, y acrecentaría la desigualdad en el campo, señaló la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCSS) ante la inminente resolución sobre el cultivo comercial de maíz transgénico en Sinaloa y Tamaulipas.

En el documento El maíz transgénico en México, advierte que el país puede alcanzar su seguridad alimentaria en este grano sin recurrir a la tecnología de transgénicos ni a la pérdida de soberanía tecnológica.

Además, sostiene que es necesario, ante el cambio climático, echar mano a las reservas de recursos del sureste: 9 millones de hectáreas de tierras de calidad agrícola que forman parte del agroecosistema, agua dulce que escurre al mar casi sin uso para el riego y clima invernal benigno para la producción de alimentos básicos. Nada de esto tiene como prerrequisito a la tecnología del maíz transgénico.

Otros riesgos de las autorizaciones del cultivo de maíz, señala, serían favorecer el despojo a los productores que inventaron el maíz, del más importante reservorio genético del mundo y la entrega de la seguridad alimentaria presente y futura a los intereses multinacionales cuyo dogma es usar el conocimiento científico, primero para reproducir su capital y, después, también.

En sus conclusiones el estudio indica que las leyes federales que se han creado o amoldado para favorecer la conquista del mercado nacional de maíz en favor de los consorcios multinacionales deberían ser derogadas o reformadas.

No se debería aceptar que la Cámara de Diputados apruebe la minuta de la reforma a la Ley Federal de Variedades Vegetales, enviada por el Senado en 2012, con el fin de patentar los seres vivos en el país, señala.

Indica, asimismo, que se debería derogar cualquier permiso previo para el cultivo de maíz transgénico a cielo abierto, experimental y piloto, así como prohibir la siembra a nivel comercio en todo el territorio nacional.

Destaca que el maíz es central para la seguridad alimentaria por ser un alimento principal, ya que 53 por ciento de la ingesta calórica y 39 por ciento de la proteínica de la dieta nacional provienen de él.

En la década reciente, agrega, la producción de maíz se ha estancado a niveles inferiores al consumo nacional, lo cual ha provocado mayor dependencia del mercado internacional. Las corporaciones multinacionales de semillas transgénicas identificaron el creciente déficit nacional de maíz como su oportunidad para controlar el mercado nacional de las semillas de maíz, que es de alrededor de 200 mil toneladas anuales, con un valor potencial de alrededor de mil millones de dólares al año.

Refiere que las empresas señalan que la introducción de maíz transgénico a México, es la modernización necesaria para la seguridad alimentaria del país, aun considerando al cambio climático inminente y su conocimiento científico aplicado al campo mexicano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta