El coronavirus podría utilizar su teléfono celular para transportarse

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 24 de mayo del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Hay evidencia de que los teléfonos celulares están recogiendo bacterias y virus, y es posible que los están transmitiendo a otras personas
  • Un investigador denomina a los teléfonos celulares como «Caballos de Troya», ya que se han convertido en un «riesgo mundial de transmisión microbiana»
  • Es posible limpiar y desinfectar los teléfonos celulares con 62 % a 71 % de etanol; sin embargo, el líquido no es amigable con los dispositivos eléctricos. Se recomienda adquirir un protector de pantalla que se pueda limpiar sin dañar la pantalla
  • Los teléfonos celulares se han relacionado con el daño mitocondrial y malos resultados de salud. Esto es muy importante durante la pandemia actual

Las bacterias y los virus pueden ingresar al cuerpo a través de lo que se conoce como un «Caballo de Troya». El término surgió de la mitología griega y se registró por primera vez en el siglo VIII A.C. de un poema de Homero, conocido como La Ilíada. El caballo de Troya fue utilizado para infiltrar a un ejército en la ciudad de Troya.

Como se cuenta el mito, la guerra de Troya fue iniciada por el dios griego Zeus para reducir la población humana y reclamar a Helen. Incapaces de lograr su objetivo en un ataque directo, los griegos dejaron un enorme caballo de madera fuera de la ciudad como un «regalo» para los troyanos.

Metieron el caballo a la ciudad. A altas horas de la noche, los soldados salieron de adentro del caballo y abrieron las puertas de la ciudad para el ejército griego, que luego derrotó a los troyanos. Se han usado métodos similares a lo largo de la historia. Hace poco, los piratas informáticos utilizaron un software para causar daños en las computadoras o los datos.

Los teléfonos celulares podrían ser un caballo de Troya

Los investigadores consideran que su reciente revisión «expone a los teléfonos como un» posible caballo de Troya «que contribuye a la transmisión de infecciones microbianas en epidemias y pandemias».

Los dispositivos móviles se han vuelto muy necesarios en la sociedad. Las personas los llevan a todos lados. Son un posible caldo de cultivo de bacterias, hongos y virus, que según los investigadores pueden «ser un riesgo potencial de transmisión microbiana a nivel mundial».

Evaluaron datos de 56 artículos de 24 países, impulsados por la pandemia actual. El estudio fue dirigido por Lotti Tajouri de la Universidad de Bond en Australia. Notaron que el estafilococo dorado y el E. coli fueron algunos de los patógenos más comunes que se encontraron en los teléfonos celulares. Tajouri calificó a los dispositivos como «hoteles con spas de primera calidad y buffet gratuito para los microbios».

Las bacterias y los virus prosperan adecuadamente en los teléfonos celulares, ya que tienen una temperatura controlada, y se encuentran con frecuencia en las manos y la cara de las personas. Como se detalla en un comunicado de prensa, Tajouri explico que los usuarios pueden utilizar sus dispositivos hasta 5 000 veces al día y advirtió a las personas que consideren su teléfono como una tercera mano:

«Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) explican que el 80 % de todas las infecciones están relacionadas con nuestras manos. Puede lavarse las manos tanto como quiera, pero si toca un teléfono contaminado, se está contaminando de nuevo”.

Advierte a las personas que limpien sus teléfonos al menos una vez al día. Aunque se necesita mayor información para determinar la importancia que tienen los teléfonos celulares en la propagación de enfermedades contagiosas, Tajouri señala que nos acompañan a todas partes y que limpiarlos puede disminuir la propagación de virus.

Más bacterias que un inodoro

Los resultados de varios estudios han demostrado que los teléfonos celulares del personal sanitario están muy contaminados con patógenos. Uno de ellos que involucraba a 386 participantes, contaba con la presencia de Staphylococcus, Acinetobacter, E. coli y neumonía por Klebsiella.

Los investigadores encontraron que los teléfonos del personal sanitario estaban 100 % contaminados y podrían ser una fuente potencial de infecciones adquiridas en el hospital. En un estudio separado que comparó los teléfonos celulares del personal sanitario y el personal no sanitario, descubrieron que el organismo predominante del primer grupo era el estafilococo aureus resistente a la meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés).

Entre aquellos en la UCI, encontraron que el Acinetobacter fue seguido por el MRSA. En los teléfonos móviles del personal no sanitario, el 46 % obtuvo seis tipos diferentes de bacterias.

En un estudio en 2016, la S. epidermidis fue la bacteria más predominante que se encontró en el 84 % de los 100 teléfonos examinados, con el S. aureus alcanzando un 54 %. En los hospitales, estas infecciones se han vuelto tan frecuentes que en 2007 comenzaron a considerar los teléfonos como posibles contaminantes que causan infecciones en pacientes.

En un análisis posterior que observó cómo se producen las infecciones en los reemplazos de prótesis articulares en la sala de operaciones, los investigadores explicaron lo siguiente:

“Todos estos microorganismos pueden ser parte de la flora normal de la piel; por lo tanto, la inoculación directa en el momento de la cirugía, así como la contaminación en el aire, son las causas más probables de estas infecciones».

En otros entornos, los investigadores de Alemania estaban interesados en evaluar las pantallas de los teléfonos de personas ajenas al personal sanitario. Eligieron a 60 estudiantes y descubrieron que la mayoría de las bacterias se encontraban en la piel humana, la boca, los pulmones y el tracto intestinal.

Cinco de las 10 bacterias identificadas eran patógenos oportunistas. Otros científicos encontraron una relación significativa relacionada con la cantidad de bacterias, la edad del teléfono y el intercambio de teléfonos entre las personas.

La cantidad de veces que revisa su teléfono durante el día, así como la frecuencia con la que lo usa durante las actividades en las que normalmente se lava las manos, aumenta el riesgo de que estos pequeños dispositivos transporten más bacterias y virus.

Además de esto, con frecuencia se presionan contra el rostro y pueden transmitir bacterias a las manos, que luego puede usar para rascarse los ojos o tocarse la boca. Un estudio realizado en 2012 por la Universidad de Arizona apareció en los titulares cuando descubrieron que los teléfonos celulares pueden transportar «10 veces más bacterias que la mayoría de los inodoros».Publicidad


Limpie su teléfono sin dañarlo

Más específico a la actual pandemia de COVID-19, un análisis de 22 estudios evaluó la presencia del coronavirus en las superficies. Publicado en el Journal of Hospital Infection, los datos incluyeron SARS-CoV-1 y Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS).

Los investigadores encontraron que los virus pueden persistir en el metal, el vidrio o el plástico por hasta nueve días. Limpiar superficies con 62 % a 71 % de etanol o 0.5 % de peróxido de hidrógeno podría eliminar los patógenos en un minuto. Sin embargo, aunque el alcohol y el peróxido de hidrógeno eliminan a los patógenos, no son amigables con el teléfono celular.

La cantidad de daño varía según el dispositivo. Al comienzo de la pandemia, Apple cambió su recomendación de limpieza a alcohol isopropílico al 70 % para limpiar superficies no porosas. Es importante mantener la humedad alejada de cualquiera de las aberturas del dispositivo y evitar el uso de cloro, ya que esto puede dañar su teléfono.

Una segunda opción es comprar un protector de pantalla. Los protectores de pantalla de vidrio se pueden limpiar de forma segura con alcohol isopropílico. Instalarlo puede ser un desafío, pero ayuda a reducir arañazos, grietas y otros daños.

También es posible comprar desinfectantes que usan luz UVC para limpiar su teléfono. Como señala Tajouri, no importa que tan limpias estén sus manos, una vez que toca la pantalla del teléfono, las ha contaminado una vez más.

Para reducir la cantidad de agentes patógenos que llegan a su cara, nariz y boca, se recomienda usar auriculares para hacer llamadas telefónicas. También debe limpiar su teléfono de manera diaria, lavarse las manos con frecuencia durante 20 segundos y mantener las manos alejadas de su cara.

Mayor riesgo de daño mitocondrial

Los teléfonos celulares, y en particular los teléfonos inteligentes, se han vuelto tan comunes que se están desarrollando aplicaciones para rastrear a las personas con el virus SARS-CoV-2 y para comunicar a las personas y emitir lineamientos de cuarentena. La mayoría está de acuerdo en que existe un problema con sus datos que ya no son privados.

Mientras que los desarrolladores están tratando de establecer mecanismos para tratar la privacidad, millones de personas en todo el mundo están descargando aplicaciones. Se están diseñando aplicaciones de rastreo para controlar sus síntomas y se están implementando aplicaciones de inteligencia artificial para diagnosticar la enfermedad por medio de la voz o la tos.

Políticos, científicos y magnates están presionando para usar los dispositivos móviles, a los que muchos se han vuelto adictos, para alcanzar sus propios objetivos. Los datos demuestran que incluso cuando no tiene el teléfono en la mano, puede tener una influencia en el desempeño de tareas complejas.

Esto puede ser el resultado de lo que los programadores quieren lograr en un proceso que llaman «pirateo cerebral». En especial, los programas están diseñados para capturar su atención y atraerlo para una mayor interacción. En varias plataformas digitales, como Facebook, Instagram, Snapchat y juegos, esto pudo haber sido la causa de que muchas personas hayan desarrollado adicción a sus teléfonos inteligentes.

Como he escrito en el pasado, los riesgos para la salud relacionados con el uso del teléfono celular están conectados con la exposición a los campos electromagnéticos (EMF). Uno de los cambios celulares que ocurren con dicha exposición es un aumento del calcio intracelular a través de la activación de canales de calcio voltaje dependientes en las paredes celulares.

Esto eleva el nivel de peroxinitrito, que es un potente oxidante que se ha estudiado durante más de una década. Por sí solo, crea daño celular que se descompone en radicales libres, que causan más daño.

Es lógico pensar que el tejido será el más afectado con la mayor densidad de canales de calcio voltaje dependientes. Su cerebro es uno de esos tejidos. Algunos de los síntomas más comunes que se han reportado con la exposición a los EMF son ansiedad, depresión, trastornos del sueño, cambios en la memoria, mareos y cambios en la medición de la actividad de las ondas cerebrales.

Niños en mayor riesgo

Los niños enfrentan un riesgo mayor que los adultos, ya que están expuestos a los EMF a una edad mucho más temprana que los adultos. Esto significa que pueden experimentar más daño acumulativo a medida que se convierten en adultos. La exposición tampoco se limita a los teléfonos celulares. Los enrutadores, módems, computadoras, tablets y Wi-Fi emiten EMF.

Los niños también pasan muchas más horas frente a dispositivos con Wi-Fi que el máximo recomendado por la American Academy of Pediatrics. Exponerlos de manera diaria genera una mayor susceptibilidad en sus sistemas nerviosos en desarrollo. Como he comentado anteriormente, es importante evaluar lo siguiente para proteger su salud:

  • Dónde duerme
  • Dónde come
  • Si utiliza un sauna

La exposición a EMF no va a desaparecer, por lo que es importante comprender sus efectos y cómo detenerlos. Estoy convencido de que puede dañar su salud y tiene el potencial de afectar el sistema inmunológico.

Esto es de particular importancia durante la pandemia de COVID-19, que ha dominado las noticias en los últimos meses. Sin embargo, también es importante no ignorar algunas de las precauciones diarias que se pueden tomar.