El Cardo Mariano tiene muchos beneficios, aunque no sea una opción para el jardín

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 01 de julio del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • La silimarina es el compuesto con mayor bioactividad en el cardo mariano y ayuda a reducir la inflamación
  • El cardo mariano protege el hígado contra las sustancias tóxicas como el alcohol, los hongos y la quimioterapia
  • Se usa en vacas lecheras para aumentar la producción de leche y se descubrió que ayuda a aumentar la cantidad de leche en madres en periodo de lactancia; también tiene propiedades antibacterianas y antivirales
  • La especie invasora de rápido crecimiento es venenosa para los animales que pastan; sin embargo, las flores se pueden cosechar para obtener semillas y usarlas en ensaladas, batidos o té preparado

El cardo mariano (Silybum marianum) es miembro de la familia Asteraceae y se caracteriza por tener una flor morada. Proviene de la región mediterránea, pero después de que se introdujo en otras partes del mundo, se neutralizó en América del Sur, América del Norte y Australia del Sur.

Las plantas pueden crecer hasta 5 pies de altura y están cubiertas de espinas. Se han usado como plantas medicinales y comestibles desde hace muchos años. El primer registro del cardo mariano fue hecho por Dioscórides, quien pensó que servía para tratar una mordedura de serpiente. Plinio el Viejo escribió sobre su uso para apoyar la salud del hígado.

Décadas siguientes, más personas escribieron sobre el uso del cardo mariano, incluyendo al herbolario Nicholas Culpepper y los médicos de finales del siglo XIX Harvey Wickes Felter y John Uri Lloyd. Los nativos estadounidenses usaron la planta para tratar las afecciones de la piel y los forúnculos. Los médicos homeopatas han usado las semillas para tratar afecciones hepáticas como ictericia, várices y cálculos biliares.

En Alemania, los medicamentos a base de hierbas se usan e investigan bajo la dirección del German Federal Institute for Drugs and Medical Devices Commission E, que se conoce como la German Commission E. La organización «recomienda la [silimarina] para tratar problemas hepáticos inducidos por toxinas y cirrosis hepática, y como tratamiento de apoyo para enfermedades crónicas del hígado».

Beneficios del cardo mariano

Los componentes bioactivos más grandes en el cardo mariano son los flavonolignanos. Estos compuestos pueden regular las vías de señalización celular y reducir la inflamación. El componente activo del cardo mariano es la silimarina, que pertenece al grupo de flavonolignanos, y que al trabajar juntos se pueden aislar de las semillas.

La silimarina tiene varios componentes, incluyendo antioxidantes y varias otras propiedades biológicas, que se derivan de las semillas. Incluyen las silibinas A y B, isosilibinas A y B, silicristina y la silidiamina. Cuando las silibinas A y B se combinan, se llaman silibinina.

Los términos cardo mariano y silimarina se han usado como sinónimos, aunque esto es técnicamente incorrecto. Los estudios de laboratorio han demostrado que la silimarina puede estimular la desintoxicación y la regeneración del tejido hepático. De hecho, el efecto de la silimarina en el hígado es tan grande que algunos investigadores lo han llamado «el medicamento más potente para tratar casi todas las enfermedades hepáticas».

El papel de Silyman en el cáncer

El cardo mariano estabiliza las membranas celulares e inhibe el crecimiento de ciertos tipos de cáncer. En algunos casos, se descubrió que aumenta la efectividad de medicamentos quimioterapéuticos al mismo tiempo que protege el hígado. Debido a que esos medicamentos también pueden ser tóxicos para el hígado, encontrar una manera de proteger la función hepática mientras está bajo quimioterapia puede mejorar la salud del paciente.

Los científicos también descubrieron que la silimarina puede proteger el hígado contra el estrés oxidativo provocado por las especies reactivas de oxígeno y las citoquinas. Se realizó un estudio de niños tratados por leucemia linfoblástica aguda y los investigadores los dividieron en dos grupos. Un grupo recibió silimarina en tres dosis divididas durante una semana después de cada dosis de metotrexato, mientras que el segundo grupo recibió un placebo.

Antes de que comenzara la investigación, no hubo diferencias significativas en la función renal y hepática de los niños. Después de la quimioterapia, el grupo que recibió silimarina demostró una mejor función hepática y renal.

La silibinina es un componente de la silimarina. Ha demostrado tener efectos significativos contra una variedad de tumores malignos. En un estudio, demostró la capacidad de regular descendentemente dos vías que suprimen el crecimiento de las células cancerosas.

En otro estudio de laboratorio, se cultivaron células de carcinoma de mama dependiente de estrógenos y se trataron con silimarina, doxorrubicina o una combinación de doxorrubicina y silimarina. Los investigadores encontraron que la silimarina tenía un efecto sinérgico sobre la doxorrubicina, un agente quimioterapéutico que se utiliza en el cáncer de mama.

Pero eso no significa que la silimarina se deba tomar de forma automática como un complemento de todos los tratamientos contra el cáncer, ya que puede interactuar de manera negativa con algunos agentes de quimioterapia. Por ejemplo, como la silimarina tiene efectos estrogénicos, puede contrarrestar los inhibidores hormonales que se administran para el cáncer de mama receptivo a las hormonas. Por lo tanto, si desea usar la silimarina junto con su tratamiento contra el cáncer es importante que primero lo consulte con su médico.

En la actualidad, el cardo mariano se puede comprar como un suplemento alimenticio. Sin embargo, Siteman Cancer Center advierte que tomar el suplemento podría tener algunos efectos secundarios adversos. Por ejemplo, algunos efectos secundarios pueden incluir anorexia, trastornos gastrointestinales y náuseas. Y, como se mencionó antes, es importante que tenga cuidado con los agentes quimioterapéuticos de la medicina occidental.Publicidad


El cardo mariano apoya la salud y la reparación del hígado

En estudios de laboratorio y modelos animales, la silimarina ha demostrado la capacidad de prevenir o reducir la lesión hepática después de la exposición a ciertas toxinas, incluyendo el acetaminofén y Amanita phalloides, un tipo de hongo venenoso. Sin embargo, estudios humanos sobre los beneficios del cardo mariano para el hígado, los resultados han sido inconclusos.

Por ejemplo, algunos estudios no encontraron beneficios para respaldar el uso del cardo mariano en la hepatitis C crónica o la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés). Por otro lado, en al menos un estudio realizado en animales, los investigadores combinaron taurina y silimarina y descubrieron que juntos, podían reducir de forma eficaz la acumulación de lípidos en el hígado y la resistencia a la insulina.

Y, la actividad antiviral se ha documentado con el uso por vía intravenosa de silibinina contra la hepatitis C. En el informe del caso de una persona infectada con hepatitis C y VIH, dos semanas de silibinina administrada por vía intravenosa eliminaron la hepatitis C y el VIH.

El Caspian Journal of Internal Medicine también escribe que la silimarina tiene un efecto contra la esteatohepatitis no alcohólica (NASH por sus siglas en inglés), una forma más avanzada de NAFLD. También puede aliviar la cirrosis hepática y mejorar la función hepática.

Los datos publicados en la European Review for Medical and Pharmacological Sciences respaldan el hallazgo de que el tratamiento con silimarina y vitamina E podría ayudar a los pacientes con NAFLD. El equipo del estudio concluyó:

«La silimarina puede ser una opción terapéutica, en especial cuando se trata de otros medicamentos que no están indicados o fracasaron como un tratamiento complementario relacionado con otros programas terapéuticos».

La silimarina es hepatoprotectora contra ciertas sustancias tóxicas

La silimarina ha demostrado tener la capacidad de proteger el hígado contra el envenenamiento agudo por alcohol (hepatotoxicidad inducida por alcohol) en un estudio realizado en animales. Como ya se mencionó, también podría ofrecer un poco de esperanza en aquellas personas que de forma accidental consumen el hongo amanita, también conocido como falsa oronja.

Para darle una idea de cuán mortal es el hongo de falsa oronja, solo uno tiene la capacidad de matar a un adulto sano y sus compuestos son muy estables. Esto significa que remojar, cocinar o secar no elimina el veneno del hongo. Los síntomas comienzan de 6 a 16 horas después de consumirlo, dependiendo de la cantidad y la salud de la persona.

Los síntomas comienzan con dolor de estómago, vómitos y diarrea que continúa durante uno o dos días. En los siguientes dos o tres días, la persona parece como si se hubiera recuperado. Y después viene la fase terminal, en la que el dolor de estómago, los vómitos y la diarrea conducen al daño hepático, y al final la muerte.

Pero, aun así, una revisión en Lancet Oncology sugiere que la silimarina administrada por vía intravenosa podría salvarle la vida si consume este hongo:

«Una revisión de más de 2 000 pacientes expuestos a hongos amanita en Europa y América del Norte sugirió que la silibinina por vía intravenosa era la terapia más efectiva contra esta toxina».

Más beneficios del cardo mariano

El cardo mariano también puede aumentar la cantidad de leche en madres en periodo de lactancia. Antes, se usaba la silimarina para mejorar la producción de leche en las vacas lecheras. Con los humanos, un grupo de investigación realizó un estudio para evaluar el efecto que podría tener en las mujeres después del parto. Se inscribieron 50 mujeres sanas y recibieron silimarina durante 63 días. Al final del estudio, los investigadores encontraron que la producción de leche había aumentado en un 85.94 %.

Esto fue mucho más alto que el grupo que recibió el placebo, que aumentó la producción de leche en un 32.09 %. Ninguna de las participantes desertó durante el estudio ni informaron efectos secundarios indeseados.

El cardo mariano también combate las bacterias: los datos han demostrado que podría obstaculizar el crecimiento bacteriano y la formación de biopelículas. En un estudio publicado en el Journal of Clinical Immunology, los investigadores evaluaron los efectos de la silimarina y descubrieron que podría reducir la viabilidad de la biopelícula y que tenía actividad antibacteriana contra las cepas bacterianas estándar.

Los investigadores creen que los efectos antiinflamatorios del cardo mariano podrían deberse a un proceso de dos fases, similar al que se utiliza por la curcumina y el galato de epigalocatequina (EGCG), que es un antioxidante presente en el té verde. En la primera fase hay un aumento en la expresión de genes relacionados con el estrés celular. La segunda fase implica una mayor lucha de la expresión génica para detener las vías de señalización inflamatoria.

La silimarina también puede activar la proteína quinasa activada por AMP (AMPK), que es una enzima a veces llamada «interruptor maestro metabólico». Esto se debe a que AMPK desempeña un papel importante en la regulación del metabolismo.

La silimarina también puede inhibir el objetivo de la rapamicina en mamíferos (mTor), que es muy beneficiosa porque si se activa podría incrementar el riesgo de cáncer. De forma tradicional, el cardo mariano se utilizó para tratar a quienes tenían problemas de salud mental. Hace poco se encontró que la silimarina tiene efectos neuroprotectores y podría ayudar a tratar la pérdida de memoria provocada por el estrés oxidativo.

Efectos sobre el sistema neurológico y el nivel de azúcar en la sangre

Se han utilizado modelos animales para probar los efectos de la silimarina en la enfermedad de Alzheimerenfermedad de Parkinson y la isquemia cerebral. En cada estudio, los investigadores descubrieron que los animales de prueba se beneficiaron con el uso de suplementos para reducir los efectos de la afección.

Por desgracia, existen pocos estudios, si es que hay alguno, sobre si la silimarina también podría ser efectiva para tratar otras enfermedades neurológicas como la enfermedad de Hungtington, esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y esclerosis múltiple.

El compuesto tiene efectos conocidos sobre los niveles de azúcar en la sangre. Tomarlo diario puede reducir los niveles de hemoglobina A1c, lo que significa que, para las personas con diabetes tipo 2 y que toman insulina, se debe tener un cuidado especial porque puede hacer que su nivel de azúcar en la sangre baje demasiado.

Tenga cuidado si planta cardo mariano en casa

Antes de considerar plantar cardo mariano en su patio trasero, tenga cuidado, ya que es una hierba muy invasiva y de rápida propagación. Es posible que no le importe tenerlo en todo su patio, pero el problema es que no respeta los límites. Esto significa que también terminará en el patio de su vecino.

El cardo mariano también es tóxico para el ganado, así que, si tiene animales de pastoreo cerca, no lo plante afuera. Se ha adaptado para crecer en casi cualquier lugar, incluso en suelos de baja calidad. En teoría, las semillas se deben plantar en un área que reciba muchos rayos del sol. Una vez que las flores hayan comenzado a secarse, significa que están listas para la cosecha.

Corte las flores de la planta y colóquelas en una bolsa de papel. Guarde la bolsa en un lugar seco para que las cabezas de las flores se sequen. Una vez que esté seguro que ya no hay humedad, agite la bolsa para separar las semillas de la cabeza de la flor. Las semillas se conservan mejor en un recipiente seco y hermético. Tómelas cuando las vaya a usar.

Existen varias formas de incorporar semillas de cardo mariano en sus alimentos. Se pueden pulverizar en un molinillo de café y espolvorear sobre ensaladas, agregar a batidos o a jugo natural. También puede usar las semillas para hacer su propio té.