El cambio climático multiplicará la violencia por todo el planeta

Por Javier Salas, Materia, 1º de agosto de 2013

Los cambios en el clima alimentan los conflictos a gran escala y las agresiones entre personas, desde guerras hasta violaciones. Un estudio pionero que publica ‘Science’ relaciona y cuantifica por primera vez los efectos que tendrá en el futuro del planeta

La violencia tiene muchas caras. Desde conflictos entre países y guerras civiles a violaciones y peleas entre bandas. Y todas esas formas de violencia, desde la interpersonal hasta la que ejercen los estados, se ven azuzadas por los cambios en el clima.

Aumentos de temperatura que alimentan la violencia policial y sequías que multiplican la violencia étnica. “Eventos climáticos pasados han ejercido una influencia significativa en los conflictos humanos. Esta influencia parece extenderse por todo el mundo, a lo largo de la historia y en todas las escalas de la organización social”, concluye un pionero trabajo publicado hoy en Science.

Y lo que es peor, nada impedirá que los humanos sigamos respondiendo con violencia a los futuros cambios que se avecinan: “Si las futuras poblaciones responden de manera similar a las poblaciones del pasado, entonces el cambio climático antropogénico tiene el potencial de incrementar sustancialmente los conflictos por todo el mundo”, explican los investigadores de la Universidad de Berkeley que firman este importante trabajo. Ya no se trata sólo de aire irrespirable, la subida del nivel del mar o la desaparición de especies: para 2050, las guerras, asaltos, revueltas y violaciones se multiplicarán por culpa del cambio climático provocado por nosotros mismos.

En algunos puntos, la violencia a gran escala podría aumentar más de un tercio en 2050

Hasta hoy contábamos con muchas evidencias dispersas, monográficos dedicados a relacionar eventos climáticos con atracos en EEUU o el hundimiento de imperios de la historia antigua. Muchos estudios hablaban de esta correlación pero estos investigadores, liderados por Solomon Hsiang, se han tomado el trabajo de volver a reexaminarlos todos para cerciorarse de que existe causalidad, de que no es mera coincidencia. Y encontraron que cuando se dan cambios importantes en la temperatura o las precipitaciones habituales se produce un “incremento sistemático del riesgo de muchos tipos de conflictos”.

Una situación que se sigue dando de manera “altamente significativa en el mundo moderno”.

Y teniendo en cuenta los grandes cambios que se esperan para las próximas décadas, el riesgo es severo tanto en países pobres de regiones tropicales como en ricas naciones europeas o americanas. Aunque no del mismo modo, porque los países pobres son mucho más vulnerables a la violencia a gran escala, como explica a Materia uno de los tres firmantes del estudio, Edward Miguel. “No hay duda de que están en mayor riesgo.

Por lo que hemos visto, el impacto del clima tiene en estos países mucha más influencia en la violencia entre grupos (como una guerra civil) que en la violencia interpersonal (como delitos), y eso que las tasas de criminalidad aumentan significativamente con temperaturas altas. Además, carecen de los recursos financieros necesarios para hacer frente a muchos desafíos”, asegura Miguel.

Cuantificar el daño

Pero, ¿cuánto crecerá la violencia en el futuro? La ciencia es decisiva por su capacidad predictiva, por lo que analizando lo ocurrido hasta ahora se tendría que poder cuantificar la influencia de este factor. Y han alcanzado una fórmula que les permite señalar cómo afectarán los cambios en el clima a los conflictos humanos. El dato es complejo, tanto como las predicciones climáticas, y no depende de sí mismo: la violencia no se desencadena únicamente por el clima, como es lógico.

“No todos los eventos climáticos influyen en todas los tipos de conflictos ni las condiciones climáticas son el único factor determinante de estos conflictos. La influencia del clima es detectable a través de contextos, pero hacemos mucho hincapié en que es sólo uno de los muchos factores que contribuyen”, reconoce el estudio.

Si la temperatura aumenta 0,6 grados en África, los conflictos crecerían un 14% en 2050

No obstante, los investigadores aportan distintos ejemplos que ayudan a calibrar las dimensiones de la influencia que el calor o la sequía tendrán en los problemas venideros. Si los humanos del futuro se comportan como hasta ahora, la violencia entre personas (crímenes, asaltos, violencia de género, etc.) crecerá un 4% y la violencia entre grupos (guerras, revueltas, invasiones, etc.) un 14% por cada salto en la desviación estándar de cada parámetro. Por ejemplo, si aumenta la temperatura 0,6 grados en África durante un año o tres grados en EEUU en un mes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta