El alto consumo de refrescos aumenta en 60% riesgo de padecer diabetes y obesidad

Lanza campaña a favor de la vida la Alianza por la Salud Alimentaria

Piden regular publicidad de bebidas y comida chatarra, y un etiquetado que oriente al consumidor

Por Ariane Díaz, La Jornada, 21 de noviembre de 2012

El alto consumo de refrescos entre los mexicanos es suficiente para aumentar en 60 por ciento su riesgo de obesidad y diabetes, enfermedad que se ubica como la principal causa de amputaciones y ceguera entre la población económicamente activa y la principal causa de muerte en el país, por lo que la Alianza por la Salud Alimentaria lanzó una campaña dirigida a alertar sobre los graves efectos en la salud por el consumo de bebidas azucaradas.La campaña consiste en la difusión de tres carteles que muestran imágenes de los efectos de estos padecimientos en paneles de las estaciones Pantitlán, Cuatro Caminos, Indios Verdes, Tacubaya, Taxqueña y Balderas, en los vagones 3, 5 y 7 de cada tren de las líneas 1, 2 y 3 del Metro, así como en siete anuncios espectaculares que serán colocados en diversas zonas de la ciudad durante dos meses.

En conferencia de prensa, integrantes de la alianza demandaron un sistema de atención epidemiológica que permita identificar y dar tratamiento a las personas con la enfermedad, particularmente niños, así como la regulación de la publicidad de refrescos y comida chatarra, y el desarrollo de etiquetados que realmente orienten a los consumidores.

El mexicano consume en promedio 163 litros de refrescos al año, es decir, cerca de medio refresco al día, cantidad suficiente para aumentar su riesgo de sobrepeso y obesidad en 60 por ciento y de diabetes en 25 por ciento.

Constanza Gómez, de la fundación Mídete, señaló que las familias gastan uno de cada 10 pesos en refrescos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, la diabetes diagnosticada creció 30 por ciento en sólo seis años y durante la administración que concluye murió cerca de medio millón de personas por este padecimiento.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, aseveró que en el portal www.actuaporlasalud.org, las personas podrán firmar una solicitud para fijar un impuesto a los refrescos y destinar esos recursos a introducir agua potable en bebederos en todo el país y para enfrentar los costos asociados a los padecimientos derivados del sobrepeso y la obesidad.

Julieta Ponce, del Centro de Orientación Alimentaria, denunció que los niños tienen los paladares secuestrados por el sabor de productos con alto contenido de azúcar y sodio, y ello ha modificado sus hábitos nutricionales pues sus papilas gustativas se acostumbran al sabor dulce y les es difícil aceptar otros sabores, como el de las verduras.

Agregó que de acuerdo con un estudio que realizaron en Chilapa, Guerrero, 40 por ciento de los recursos obtenidos por las familias beneficiarias del programa Oportunidades era invertido en alcohol, refresco, galletas y huevo, y lamentó que en tiendas Diconsa se ofrezcan productos con alto contenido de azúcar, que no nutren a la población con mayores carencias nutricionales.

Los activistas destacaron que no se trata de una campaña en contra de las compañías refresqueras, sino en favor de la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario