Documental ‘Plandemic’

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 01 de septiembre del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • «Plandemic» presenta a Judy Mikovits, Ph. D., bióloga celular y molecular, cuya investigación demostró que muchas vacunas están contaminadas con gammaretrovirus, debido a que utilizan virus cultivados en líneas celulares contaminadas
  • La carrera de Mikovits fue destruida porque su equipo descubrió que las vacunas pueden propagar gammaretrovirus que pueden desencadenar enfermedades como el síndrome de fatiga crónica, ciertos tipos de autismo, cáncer, leucemia y linfomas
  • Los retrovirus se integran en el genoma de la célula huésped, lo que causa una expresión a largo plazo. Una vez que están en su cuerpo, pueden permanecer inactivos, pero se reactivan cuando las condiciones son favorables
  • En 2009, Mikovits y su equipo descubrieron y aislaron el primer gammaretrovirus humano que es un género de la familia de retrovirus, conocido entonces como XMRV: unos virus que infectan células humanas, pero no son virus humanos
  • Mikovits cree que el SARS-CoV-2 puede activar o desencadenar una infección latente de retrovirus que puede causar los síntomas de COVID-19

Esta primera parte del documental «Plandemic» de Mikki Willis, presenta a Judy Mikovits, Ph.D., una bióloga celular y molecular cuya investigación demostró que muchas vacunas están contaminadas con gammaretrovirus, debido a que utilizan virus cultivados en líneas celulares contaminadas.

Mikovits sospecha que el COVID-19 puede ser un tipo de infección retroviral derivada o inducida por la vacuna, además tiene todo el derecho a comentar sobre esta enfermedad porque conoce bien el tema gracias a su investigación sobre los retrovirus.

Es decir, ella cree que el SARS-CoV-2 sirve para activar o desencadenar una infección latente por XMRV, que luego causa los síntomas de COVID-19. El trabajo realizado por Mikovits entre 2009 y 2011 sugirió que entre 25 y 30 millones de personas en los Estados Unidos eran portadores de XMRV y otros gammaretrovirus.

Esa estimación tiene más de una década, por lo que es probable que la cifra sea mucho más elevada. En mi opinión, su hipótesis es interesante, por lo que deberían realizarse más investigaciones al respecto.

La campaña de censura y desacreditación está más viva que nunca

Como se esperaba, este documental ha sido censurado por todas las redes convencionales, incluyendo YouTube. Para evitar la censura, Wallis está pidiendo a las personas que descarguen, compartan y la publiquen en todos los sitios posibles.

El hecho de que Facebook, YouTube y Twitter no quieran publicar este documental, demuestra que está creando la conciencia pública. Según lo informado por CNET:

«Dos registros en YouTube el viernes encontraron nueve copias del video, con un total de 295 000 vistas. Después de que CNET contactó a YouTube con enlaces de las copias, se eliminaron todos menos uno por infringir los lineamientos de la comunidad».

El aumento de la conciencia pública también se evidencia por el hecho de que el último libro de Mikovits —titulado Plague of Corruption y publicado el 14 de abril de 2020 — se convirtió en el libro más vendido durante su primera semana en el mercado.

En dicho libro, Mikovits da nombres, y uno de ellos es el Dr. Anthony Fauci, líder del equipo de respuesta de la Casa Blanca. No es sorprendente que la campaña de desacreditación contra ella y Willis sea tan sólida.

Son hechos difíciles de ignorar. Una búsqueda rápida en línea sobre «Plandemic» no muestra ningún solo enlace de críticas o comentarios positivos en la primera docena de páginas. Por esta razón, le recomiendo investigar bien sobre toda esta historia antes de dejarse llevar por los comentarios negativos. Consulte el documental y su libro.

¿Qué son los gammaretrovirus humanos?

La razón por la cual la carrera de Mikovits fue destruida es porque ella y su equipo descubrieron que las vacunas pueden propagar gammaretrovirus que pueden desencadenar enfermedades como el síndrome de fatiga crónica, ciertos tipos de autismo, cáncer, leucemia y linfomas.

Los gammaretrovirus son virus que pueden causar cáncer, leucemia y deficiencias inmunológicas en varios animales. Como se explica en un documento del 2011 sobre los retrovirus gamma:

«Los retrovirus son portadores genéticos muy efectivos que se han adaptado de manera natural a sus anfitriones con la finalidad de administrar sus ácidos nucleicos en la cromatina de la célula objetivo, lo que supera así las barreras celulares naturales.

Los vectores retrovirales son herramientas de entrega fascinantes y eficientes para transferir ácidos nucleicos. Como característica principal, todos los retrovirus son capaces de transcribir su genoma de ARN monocatenario en ADN bicatenario, que se integra de manera estable en el genoma de la célula huésped.

Dado a que son parásitos que evolucionaron, actúan en conjunto con los factores del huésped para entregar su ácido nucleico al núcleo, donde se aprovechan de la célula huésped para su propia replicación y se produce la expresión a largo plazo».

La clave es que los retrovirus están «integrados en el genoma de la célula huésped» y la infección podría causar «una expresión a largo plazo». Es decir, una vez que están en el cuerpo, pueden permanecer latentes, solo para reactivarse cuando las condiciones sean favorables.

En este sentido, son bastante diferentes de un virus promedio que, cuando está expuesto, invade las células, se replica, causa síntomas, y se elimina del cuerpo a través de la respuesta inmunológica.

En 2009, Mikovits y su equipo descubrieron y aislaron la primera familia de retrovirus de gammaretrovirus humanos, conocidos como XMRV.

XMRV significa «gamma retrovirus xenotrópico relacionado con el virus de la leucemia murina», en donde xenotrófico se refiere a un virus que solo se replica en las células que son distintas de las de la especie huésped. Por lo tanto, los XMRV son virus que infectan células humanas, pero no son virus humanos.

Se pueden desarrollar vacunas más seguras

Muchos críticos han etiquetado a Mikovits como una «antivacunas» (persona que se opone a las vacunas), sin abordar uno de sus puntos más importantes: se pueden desarrollar vacunas seguras y aun así usan vacunas peligrosas.

Ella propone una novedosa vacuna para el virus como el SARS-CoV-2 que involucra el interferón alfa, pequeñas cantidades del virus y el péptido T, que bloquearían la interacción del virus y evitarían que las células T se infecten.

A diferencia de las vacunas convencionales, que en su mayoría se inyectan, esta sería oral y solo estimularía las respuestas humorales de los anticuerpos. Su versión también produciría una inmunidad celular innata de las células T. Como lo explicó Mikovits en nuestra entrevista más reciente presentada en mi artículo «¿Los retrovirus podrían ser factores importantes para el COVID-19?«:

«Formé parte del equipo que utilizó la terapia inmunológica por primera vez, que es un interferón alfa tipo 1 purificado, como terapia curativa para la leucemia.

Dicha investigación se ha realizado durante décadas, mientras que la Administración de Alimentos y Medicamentos explicó que «No se puede utilizar para evitar que los coronavirus se transmitan de los animales [a los humanos]».

El interferón tipo 1 es un alimento simple. Es un aerosol simple. Fue fabricado por Merck y ya está disponible, [pero] Merck dejó de usarlo. Pero, ¿por qué si es la primera línea de prevención? El interferón alfa es el mejor antiviral para combatir los coronavirus y retrovirus».

¿Qué son los interferones?

El interferón tipo 1 es un tipo de citoquina beneficiosa liberada por su cuerpo como una de sus primeras líneas de defensa contra las infecciones virales.

En pocas palabras, interfiere con la replicación viral. También ha demostrado suprimir ciertos tipos de tumores. Como parte del sistema inmunológico, digiere el ADN viral y las proteínas virales en las células infectadas, mientras protege las células no infectadas.

El interferón alfa y beta también ayudan a regular la respuesta inmune. Como se señaló en un documento del 2018 sobre la naturaleza dual de los interferones tipo 1 y tipo 2, «las funciones antivirales e inmunomoduladoras son importantes durante la infección viral, no solo para limitar la replicación del virus e iniciar una respuesta inmunológica antiviral, sino para regular esta respuesta para minimizar el daño tisular».

Al igual que Mikovits, Dominic Chan, un Doctor en Farmacia que hace poco actualizó un artículo sobre interferón en Medicinenet.com., propone el uso de interferones contra el COVID-19. La primera versión de este artículo fue escrita por Eni Williams, Pharm. D. y Ph. D., antes de morir en 2017 y dice:

«Los interferones modulan la respuesta del sistema inmunológico al virus, bacterias, cáncer y otras sustancias extrañas que invaden el cuerpo. Los interferones no matan las células virales o cancerosas de forma directa, sino que estimulan la respuesta del sistema inmunológico y reducen el crecimiento de las células cancerígenas al regular la acción de varios genes que controlan la secreción de numerosas proteínas celulares que afectan el crecimiento…»

En el artículo, ella continúa enumerando una serie de interferones que están disponibles comercialmente, incluidos Intron-A (interferón alfa-2b), Betaseron (interferón beta-1b) y muchos más. En abril de 2020, Chan agregó:

«El interferón beta-1a, que se utiliza actualmente para tratar la esclerosis múltiple y el interferón alfa-2b se están investigando como posibles tratamientos para las personas con COVID-19…

El interferón beta 1a, activa los macrófagos que envuelven los antígenos y las células asesinas naturales (células NK), un tipo de células T inmunes. La teoría es que el interferón puede fortalecer el sistema inmunológico al activar las partes inactivas y dirigirlas a la línea de defensa que combate el SARS-CoV-2″

Mikovits recomienda el interferón alfa tipo 1 que se vende bajo las marcas de Alferon y Roferon, como tratamiento primario contra el COVID-19, ya que ayuda a detener la replicación de los virus de ARN, como los retrovirus y los coronavirus.

También recomienda tomarlo dos veces al día durante la exposición conocida. Aunque una botella de 1 mililitro de Alferon cuesta entre 600 y 700, solo se necesitan pequeñas cantidades, además una botella puede ayudar a tratar hasta 1 000 personas por semana.

Sin embargo, es importante conocer las contraindicaciones. Según Chan, si ya tiene síntomas similares a los de gripe y toma interferones, es probable que los síntomas empeoren antes de mejorar, a medida que se acelera su sistema inmunológico. «Si una persona ya está bajo ventilación mecánica y los síntomas son demasiado intensos, administrarle un medicamento a base de interferón podría ser catastrófico», explica.