¿Debería Preocuparse por el Brote de Ébola en los Estados Unidos?

El resultado de esta reacción que es estimulada por la presencia de vitamina C, uno o más cationes de metales de transición, y la presencia local de peróxido es la producción inmediata de radicales hidroxilo. Estos radicales son los agentes oxidantes más reactivos jamás identificados. Como tales, aumentan drásticamente al mejorar el estrés oxidativo y terminan destruyendo todo lo que está en su entorno inmediato.»

Yo también he entrevistado al Dr. Ronald Hunninghake, un experto reconocido internacionalmente sobre la vitamina C, sobre sus beneficios en los casos graves de la infección H1N1. Según Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos, la herramienta más poderosa contra el Ébola es la atención médica básica.25

«El área con mayor concentración… debería ser la creación de infraestructura médica en los países afectados para proporcionarle a las personas enfermas apoyo médico básico, como reemplazo de fluidos y sangre. Eso tendrá un efecto mucho mayor sobre la salud que unos cuantos lotes de medicamentos experimentales,» dijo a USA Today.26

Realmente no hay razón para sospechar que el Ébola podría realmente convertirse en una amenaza importante en los Estados Unidos, ya que es poco probable la transmisión aérea.27 Pero, asustar a las personas que viven en los Estados Unidos, sin duda, será una aventura rentable…

El Miedo Provocado Es un Negocio Lucrativo

El pánico al Ébola evoca al miedo a la gripe aviar del 2005, y a la H1N1 del 2009 (gripe porcina). Otra “emergencia” Nivel 1 que resultó ser groseramente exagerada para promover las ventas de vacunas innecesarias que resultaron estar cargadas de horribles efectos secundarios, incluyendo el trastorno devastador del sueño, narcolepsia.

En el 2005, el presidente Bush estimo que dos millones de personas en los Estados Unidos podrían morir a causa de la gripe aviar. Predicciones similares fueron emitidas en el 2006, 2007, y de nuevo en el 2008. Esos temores no fueron más que una broma de mal gusto, diseñada para infundir miedo, y aumentar las riquezas de varias personas y la industria. Quedé tan convencido por la evidencia en contra de la posibilidad de una pandemia de gripe aviar que escribí un libro Mejor Vendido por el New York Times llamado: The Bird Flu Hoax, que revela el fraude masivo involucrado con la epidemia que en realidad nunca sucedió.

Luego, en el 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió a sus 194 países miembros que esperaba que la tercera parte de la población mundial se infectaría con la gripe porcina (H1N1). Las cantidades masivas de víctimas se predijeron nuevamente; se crearon vacunas peligrosas, y posteriormente, los medicamentos antivirales demostraron ser inútiles mientras su venta ya estaba disponible.

Se encontró que los medicamentos antivirales para la gripe Tamiflu y Relenza redujeron la duración de los síntomas en menos de un día, y no tuvieron efecto sobre el número de hospitalizaciones. Un estudio británico concluyó que los medicamentos Tamiflu administrado para la gripe porcina represento «una pérdida de 500 millones de euros,» ya que no hizo nada para detener la propagación de la influenza.28, 29, 30 Según The Telegraph:31

«El examen, realizado por la Universidad de Oxford, afirma que Roche, fabricante suizo del medicamento, dio una ‘falsa impresión’ de su eficacia y acusa a la empresa de ‘manipular la Ciencia’. El estudio encontró que el Tamiflu, que fue administrado a 240,000 personas en el Reino Unido a un ritmo de 1,000 por semana, estuvo relacionado a los suicidios de niños en Japón y sugirió que, lejos de aliviar los síntomas de la gripe, en realidad podría empeorarlos.”

En realidad, la temporada de la gripe en el 2009 resultó ser mucho más leve que la media, a pesar de la variante que el virus H1N1 de la influenza estaba en circulación. Una explosiva investigación por CBS News publicada en octubre del 2009 mostró claramente que la gran mayoría de los «casos de gripe porcina» ni siquiera fueron influenza en absoluto, menos H1N1. Más bien, en base a pruebas de laboratorio, la gran mayoría de las personas que reportaron síntomas de gripe en realidad tuvieron algún otro tipo de frio o infección respiratoria superior.

Ahora, las autoridades de salud advierten que el brote de Ébola en los Estados Unidos se encuentra en camino.» Aunque teóricamente plausible, el pánico debe ser moderado por el hecho de que el sistema médico estadounidense está mucho mejor equipado para contener un virus como el Ébola en comparación con África Occidental. Según Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas,32 sería «extraordinariamente poco probable que sea un brote debido a la forma en que cuidamos de la gente, la forma en que tenemos la capacidad de aislarlos, cómo entendemos lo que uno tiene que hacer para proteger a los proveedores de salud y los tipos de centros de salud que tenemos.»