Cómo prepararse en caso de otro confinamiento por COVID-19

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 20 de octubre del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Aún se desconoce si habrá un resurgimiento del COVID-19 en los próximos meses, lo que generaría medidas adicionales, pero un alto funcionario del gobierno de este país declaró que las personas en los Estados Unidos no deberían tener esperanzas de volver a la normalidad en un futuro cercano
  • Es bueno estar preparado en caso de confinamiento, aislamiento o estar en un área con medidas estrictas que provoquen el desabastecimiento de productos
  • En una carta al editor de la revista ‘Psychiatry Research’, investigadores señalaron que, desde la antigüedad, las emergencias de salud pública han provocado el desabasto de productos en los supermercados o un aumento de las compras
  • Se recomienda abastecerse de purificadores de aire, papel higiénico o un bidet, carne y salmón de Alaska enlatado
  • También vale la pena tener disponibles suplementos de vitamina C, vitamina D, quercetina y zinc, ya que respaldan la salud y podrían reducir el riesgo de contraer una infección viral
  • Es importante adquirir artículos útiles y que mejoren la salud y el bienestar y evitar comprar productos por miedo o escasez

La pandemia del COVID-19 genero una escasez de alimentos y suministros que no se había visto desde la era de la Depresión. También cambió, casi de la noche a la mañana, las tendencias en los comportamientos de los consumidores, al convertir artículos mundanos en productos de moda.

El papel higiénico, los suministros de limpieza y los alimentos no perecederos desaparecieron de los estantes de las tiendas durante los primeros días de la pandemia, mientras que, en las semanas y meses siguientes, la falta de fabricación y la cadena de suministro contribuyeron a la escasez de madera, electrodomésticos, latas de aluminio, carne e incluso monedas.

Se han recuperado los suministros de algunos de estos artículos en muchas partes del mundo, como el papel higiénico, pero aún es difícil conseguir otros productos básicos, como el jabón de manos. Aún se desconoce si habrá un resurgimiento del COVID-19 en los próximos meses, lo que generaría medidas adicionales.

Sin embargo, en los Estados Unidos, el gobierno parece estar preparando a los ciudadanos para lo peor, a pesar de que, desde julio, han disminuido a nivel nacional los indicadores que rastrean enfermedades similares al COVID-19 y el porcentaje de pruebas de laboratorio que son positivas para el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

El Dr. Anthony Fauci, quien se ha desempeñado como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) desde 1984, también afirmó que las personas en los Estados Unidos no deberían tener la esperanza de volver a la normalidad en un futuro cercano, incluso con la llegada de una vacuna. «Si piensa que regresaremos a una normalidad similar a lo que eramos antes del COVID, esto sucederá en 2021, tal vez incluso hasta fines del 2021», dijo en un comunicado de prensa.

Al considerar esto, es bueno estar preparado en caso de confinamiento, aislamiento o estar en un área con medidas estrictas que generan el desabasto de productos.

A continuación, se muestran algunos artículos imprescindibles, pero primero es importante comprender las razones psicológicas por las que el confinamiento podría contribuir al desabasto de productos y al aumento de las compras, incluso cuando no es necesario.

La percepción de escasez genera desabasto

En una carta al editor de la revista Psychiatry Research, investigadores señalaron que, desde la antigüedad, las emergencias de salud pública han provocado el desabasto de productos en los supermercados o un aumento de las compras. Existen algunas explicaciones psicológicas, incluyendo el hecho de que la percepción de escasez está relacionada con la compra y el desabasto por pánico, junto con sentimientos de inseguridad que generan un deseo de recolectar cosas.

Al mismo tiempo, una pandemia puede contribuir a la percepción de perder el control sobre el entorno, lo que puede provocar miedo y ansiedad. Dicha percepción, podría hacer que la capacidad de comprar y recolectar productos le otorgue una sensación de control.

Mientras tanto, almacenar bienes podría percibirse como un método para prepararse y enfrentar las pandemias, y cuando las personas observan que otras personas entran en pánico, «tienden a comprar de manera impulsiva», escribieron, y agregaron que podría ser una forma de instinto grupal.

Dicho esto, a menudo se da el caso de que las personas sobreestiman el riesgo y las opciones de alivio, mientras que esta falta de confianza y creencia de que los recursos podrían agotarse también provoca un desabasto.

Es importante destacar que las películas sensacionalistas, los informes de los medios y la propagación del miedo también contribuyen a generar pánico, por lo que no ver las noticias es el mejor recurso para mantenerse bien:

“En ocasiones las personas tienen una percepción amenazante de los informes de los medios sobre las compras de pánico y de que existe la posibilidad de una crisis global. A veces, los medios informan de una manera sensacionalista que genera más pánico. Otro factor importante es la manera en la que los virus o cualquier pandemia aparecen en las películas. Las personas tienden a aprender y trata de imitarlos cada vez que se enfrentan a una pandemia».

Artículos imprescindibles

Los siguientes elementos son importantes para la salud y la higiene. Algunos de ellos desaparecen rápidamente con la llegada de las pandemias, mientras que otros podrían ayudarlo a mantenerse bien y evitar enfermedades infecciosas. Todos ellos también se pueden almacenar durante períodos más largos, lo que los convierte en productos ideales durante estas circunstancias.

1.Purificadores de aire. Los purificadores de aire tienen beneficios para la salud comprobados y, en el caso de COVID-19, podrían ayudar a eliminar parte del virus en el aire. Los purificadores de aire con filtro HEPA eliminan al menos el 99.97 % de las partículas en el aire con un tamaño de 0.3 micrones. Aunque el virus que causa el COVID-19 es más pequeño que el de 0.1 micrones, se traslada a través del aire junto a otras partículas más grandes como el moco y la saliva.

En un estudio sobre los purificadores de aire en clínicas dentales, donde la saliva se aerosoliza con frecuencia, el uso de purificadores redujo la exposición de los empleados entre un 80 % y un 95 % y los investigadores concluyeron: “Es muy recomendable utilizar purificadores de aire como un método portátil, económico, eficaz y fácil de usar”.

2.Papel higiénico, bidés y productos de higiene femenina. Como descubrimos en marzo de 2020, el papel higiénico es un artículo popular durante estas circunstancias y muchas tiendas aún tienen límites sobre la cantidad que se puede comprar. Comprar uno o dos paquetes adicionales puede ayudarlo a evitar una situación incómoda más adelante en caso de desabasto de suministros.

Otra opción podría ser instalar un bidet, que funciona con un pequeño chorro de agua para limpiar cualquier material restante después de defecar, y es más sustentable que el papel higiénico.

Están aumentando las búsquedas en línea de bidés, mientras que de marzo a abril del 2020 aumentaron un 304 %, lo que significa que se ha convertido en un artículo muy buscado, mientras que la demanda de papel higiénico disminuye.

También se ha informado una escasez de productos femeninos, no solo en los Estados Unidos, sino también en el Reino Unido, Islas Fiji e India. Además de productos de higiene femenina de algodón orgánico, es posible utilizar opciones reutilizables como toallas de tela orgánica y copas menstruales.

3.Carne. En los Estados Unidos, las empresas Tyson, JBS USA, Smithfield Foods y Cargill Inc. controlan la mayoría de la carne y aves de corral, la mayoría de las cuales se procesan en un número limitado de plantas. Debido a que el procesamiento se concentra en un pequeño número de instalaciones, el cierre de los negocios tiene graves efectos en el suministro de carne.

Una declaración del gobierno de los Estados Unidos señaló en abril de 2020: «El cierre de cualquiera de estas plantas podría interrumpir nuestro suministro de alimentos y afectar a nuestros agricultores y ganaderos».

Aunque las medidas para mantener abiertas las plantas de procesamiento de carne y aves de corral durante la pandemia fueron muy criticadas por los sindicatos que solicitaban una mayor protección para los trabajadores en las condiciones de hacinamiento, el gobierno citó estadísticas que indicaban que el cierre de las plantas de procesamiento más grandes podría provocar la pérdida de más de 10 millones de porciones de carne de res en un día.

Además, señalaron que cerrar una planta de procesamiento puede eliminar más del 80 % del suministro de un producto cárnico determinado, como la carne molida, en toda una cadena de supermercados. Por fortuna, la carne se puede congelar fácilmente, por lo que la mejor opción es encontrar un productor local que alimente su ganado con pastura y adquirir una gran cantidad de carne que puede durar un mes o más.

4.Salmón de Alaska enlatado. El salmón enlatado y etiquetado como «Salmón de Alaska» es un alimento saludable y económico que se puede almacenar durante largos períodos de tiempo.

El salmón sockeye de Alaska, es lo más cercano al alimento perfecto, gracias a su rica concentración de grasas omega-3 beneficiosas. De acuerdo con una investigación publicada en Annals of Internal Medicine, las personas con los niveles más altos de grasas omega-3 vivieron 2.22 años más, después de los 65 años, en comparación con las personas con los niveles más bajos.

Los investigadores sugirieron que consumir una o dos porciones de pescado graso a la semana podría proporcionar beneficios, como una mayor esperanza de vida y menor riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular.

El salmón también contiene vitaminas B beneficiosas, que son importantes para producir energía y tienen beneficios antiinflamatorios, así como el oligoelemento selenio, que tiene propiedades antioxidantes. También, contiene fósforo y magnesio, que son importantes para promover la salud ósea, al igual que astaxantina, un antioxidante antiinflamatorio que es beneficioso para la salud cardíaca y el sistema inmunológico, y que tiene propiedades para combatir el cáncer.

Consumir salmón de forma regular podría disminuir su riesgo de enfermedad cardíaca al aumentar sus niveles de grasas omega-3, mantener la pérdida de peso saludable y proteger la salud cerebral, incluso retrasar el deterioro cognitivo durante el envejecimiento. Este es un alimento que puede almacenar en un estante, incluso en medio de una pandemia.

5.Vitamina C. En mi entrevista de principios de 2020 con el Dr. Andrew Saul, editor en jefe del Servicio de Noticias de Medicina Ortomolecular, él menciona estar en contacto con un médico de Corea del Sur que les administra a los pacientes y al personal médico 100 000 UI de vitamina D junto con hasta 24 000 mg (24 gramos) de vitamina C por vía intravenosa. Y reportó que estas personas mejoraron en cuestión de días.

Como explicó Saul, la vitamina C en dosis muy altas actúa como un medicamento antiviral, que puede matar el virus. Aunque tiene actividad antiinflamatoria, que ayuda a prevenir la cascada de citoquinas relacionada con casos graves de SARS-CoV-2, su capacidad antiviral quizás está relacionada con que es un captador de radicales libres super poderoso.

Rhonda Patrick, Ph. D., también señaló que la vitamina C podría proteger contra las enfermedades respiratorias. En un estudio, las personas con los niveles más elevados de vitamina C tenían una probabilidad 15 % menor de desarrollar enfermedades respiratorias en comparación con las que tenían menores niveles.

Para tratar la sepsis o el COVID-19, las dosis necesarias requieren la administración por vía intravenosa. Dicho esto, el Dr. Robert Rowen, a quien entrevisté sobre el uso de la vitamina C y la ozonoterapia para el COVID-19, sugiere consumir más de 6 gramos (6000 mg) por hora en caso de enfermedad grave, para simular los niveles de administración por vía intravenosa.

Aunque las dosis más elevadas de 20 gramos por día de vitamina C oral no liposomal generan heces blandas, es posible tomar hasta 100 gramos (100,000 mg) de vitamina C liposomal o por vía intravenosa sin desarrollar dichos problemas.

Sin embargo, en términos de prevención, no se recomienda tomar dosis tan altas. No considero prudente que las personas que no están enfermas consuman dosis tan elevadas de vitamina C de forma regular, ya que se trata de un medicamento, o al menos funciona como tal.

6.Zinc. El zinc es un mineral esencial que podría ayudar a contrarrestar una infección por COVID-19. El zinc es importante para la salud inmunológica, ya que ayuda a detener la replicación de virus dentro de las células y funciona como una molécula de señalización para las células T del cuerpo, que son glóbulos blancos encargados de destruir las células infectadas.

También se están realizando investigaciones en Cleveland Clinic en Florida, para determinar si las personas recién diagnosticadas con COVID-19 tienen menos probabilidades de ser hospitalizados cuando se les administra vitamina C y zinc. También evaluarán si la combinación podría reducir la gravedad y la duración de la enfermedad. El objetivo es inscribir a 520 personas y comenzar a tomar los suplementos dentro de los dos días posteriores al diagnóstico.

El Dr. Vladimir Zelenko es otro médico que ha expresado su opinión sobre esto y que publicó los efectos positivos que ha obtenido al utilizar un protocolo con hidroxicloroquina, azitromicina y sulfato de zinc. En el protocolo de Zelenko, la hidroxicloroquina funciona como un ionóforo de zinc, que transporta el zinc hacia las células donde detiene la replicación del virus.

Esto le permite prescribir dosis más bajas ya que el zinc es el componente importante del tratamiento. De acuerdo con Zelenko, la combinación de zinc y ionóforo de zinc se puede utilizar para reducir el riesgo de contraer una infección por COVID-19.

7.Quercetina. Zelenko también compartió que, si las personas no pueden conseguir que la HCQ transporte el zinc a las células, la quercetina es una segunda opción. De la misma manera que Zelenko usa hidroxicloroquina y zinc para prevenir el COVID-19, es posible utilizar la quercetina y el zinc para la misma función.

La vitamina C y la quercetina también tienen efectos sinérgicos que ayudan a prevenir y tratar el COVID-19 de manera temprana. Ambos forman parte del protocolo MATH + desarrollado por el grupo de trabajo Front Line COVID-19 Critical Care (FLCCC, por sus siglas en inglés), que recomienda incluir vitamina C, quercetina, zinc, melatonina y vitamina D3 para la profilaxis del COVID-19.

8.Vitamina D. La vitamina D también es importante para combatir el COVID-19, ya que un análisis de registros médicos reveló una relación directa entre los niveles de vitamina D y la gravedad de la enfermedad en personas infectadas con SARS-CoV-2, que es el virus que causa la enfermedad del COVID-19.

Además, la vitamina D reduce la replicación viral, aumenta la función inmunológica al modular las respuestas inmunológicas tanto innatas como adaptativas, reduce la dificultad respiratoria, mejora la función pulmonar general y ayuda a producir tensioactivos en los pulmones que ayudan a eliminar los líquidos

Es necesario aumentar los niveles de vitamina D entre 60 ng/ml y 80 ng/ml, para mejorar la función inmunológica y reducir el riesgo de infecciones virales.

En Europa, los niveles se posicionan entre los 150 nanomoles por litro (nmol/L) y 200 nmol/L. La manera más sencilla de medir sus niveles de vitamina D es al ordenar un Kit de prueba de vitamina D de GrassrootsHealth y obtener mayor información sobre la vitamina D y su impacto en la salud.

La planificación es la mejor manera de evitar entrar en pánico

El pánico es contagioso, lo que significa que mientras más compras se produzcan, habrá más escasez. Estos productos también se han enfrentado a una escasez, incluyendo artículos como hongos, dióxido de carbono (como el que se usa en agua mineral y cerveza) y levadura.

Otros artículos también han tenido una gran demanda debido a los cambios en los estilos de vida, que están más enfocados en el hogar. Algunos de estos artículos, que quizás desee comprar antes, son: Equipo para hacer ejercicio, juegos de mesa, máquinas de coser y bicicletas.

Sin embargo, es importante estar tranquilo y no entrar en pánico. Es importante adquirir artículos útiles y que mejoren la salud y el bienestar y evitar comprar productos por miedo o escasez.

Uno de mis alimentos imprescindibles es la carne de bisonte y cordero alimentados con pastura. Desde el desabasto en la primavera, ahora tengo un suministro de cuatro a seis meses en mi congelador para cualquier suceso que se aproxime.