Cómo cosechar semillas de Chía en tu huerto

Por Antonio Monjarás

La Chía (Salvia hispánica) es uno de los alimentos con más popularidad. Se trata de una planta mexicana perteneciente a la familia de las labiadas, que gracias a sus propiedades alimenticias, se ha posicionado como un súper alimento. La chía es un cultivo anual que se desarrolla en climas tropicales y subtropicales preferentemente, aunque también se le puede cultivar durante el verano en zonas templadas.

Existen muchas razones por las cuales la chía no debería faltar en nuestro huerto, una de las principales es el aporte de nutrientes que esta planta puede brindar a nuestra alimentación, por tanto resultaría de gran importancia incluirla a nuestra dieta diaria.

Las flores de la chía son muy abundantes y de colores llamativos, que incluso también podrían usarse como planta ornamental.

Para todos aquellos que ya cuentan con esta planta en su huerto y desconocen cómo cosechar la semilla, aquí se presenta una serie de pasos muy sencillos para la obtención eficaz de nuestras semillas de chía.

Lo primero que debemos conocer es la etapa adecuada para poder cosechar sus semillas, debido a que se trata de frutos o semillas dehiscentes, es decir que cuando la semilla alcance el grado de madurez, la planta desprenderá los frutos, en el caso de la chía la semilla. Por lo tanto, si dejamos madurar la planta por demasiado tiempo, podemos perder gran parte de nuestras semillas.

Primer paso para la cosecha de chía…

La chía posee floraciones abundantes y de sutil belleza. Cuando notemos que estas flores de color morado empiecen a estar cada vez menos presentes en la planta, estaremos presenciando el amarre o formación de las pequeñas semillas de chía. Como puede apreciarse en la siguiente imagen.

Durante esta etapa nuestra planta de chía comienza a concentrarse en la formación de las semillas, empezaremos a notar como las pequeñas flores van desapareciendo continuamente, quedando sólo las pequeñas cavidades o cámaras en la parte inferior de lo que antes fue una flor.

La planta de chía comienza a secarse…

Cuando observemos que la planta de chía ha alcanzado una coloración café muy regular en toda el área de fructificación, habremos llegado al punto indicado de cosecha.

Cosechando semillas de chía…

Para la buena obtención de nuestras semillas, debemos cortar toda el área seca de la planta, y empezar a frotarla con las manos, para empezar a triturar. Las semillas empezarán a caerse, por lo que debemos tener un contenedor o recipiente que contenga la semilla. Cuando hacemos esta actividad nuestras semillas se combinan con los restos de la planta por lo cual debemos pasar al siguiente paso.

Limpieza…

Tomaremos todo(semillas y restos de la planta) en nuestras manos y dejaremos caer a una altura no mayor de un metro, consideraremos la presencia del viento, pues cuando hagamos esto, el viento nos ayudará con la limpieza de nuestras semillas.

Después empezaremos a notar como las semillas de chía se hacen más evidentes, este proceso de limpieza es lento, para poder obtener semillas limpias habrá que repetir el paso anterior en repetidas ocasiones.

Finalmente…

La limpieza de semilla de Chía requiere de dedicación, habrá que repetir el paso de limpieza o soplado con el viento para finalmente poder obtener nuestras preciadas semillas de chía.