Cómo afectan las bacterias intestinales a su peso y por qué las carnes provenientes de CAFOS promueven la enfermedad resistente a los antibióticos

Por Dr. Mercola, abril de 2013

Estudios recientes han demostrado repetidamente que la composición de la flora intestinal puede tener un impacto en su peso y su propensión para aumentar o bajar de peso.

Las investigaciones1 más recientes también sugirieron que hasta un 20 por ciento de la pérdida de peso sustancial lograda por el bypass gástrico, una popular cirugía para la pérdida de peso, en realidad se debe a los cambios en el equilibrio en su tracto digestivo.

De acuerdo con el co-autor, el Dr. Lee M. Kaplan:2

“Los resultados indican que con el tiempo, los tratamientos que ajustan los niveles de microbios o la microbiota en el intestino podrían ser desarrollados para ayudar a las personas a bajar de peso sin la necesidad de una cirugía.”

Los microbios intestinales podrían estar detrás de la pérdida de peso que se produce después de un bypass gástrico

Para investigar la posible relación entre la cirugía de bypass gástrico y las alteraciones en la flora intestinal, se dividieron los ratones de laboratorio en dos grupos. El grupo de prueba fue sometido a una cirugía de bypass gástrico mientras que el grupo de control recibió una cirugía simulada. Después de la cirugía simulada, el grupo de control fue dividido en dos grupos: Uno recibió una dieta rica en grasas y el otro una dieta para bajar de peso.

En el grupo de prueba, las poblaciones microbianas cambiaron rápidamente después de la cirugía y los ratones perdieron peso. En el grupo de control, la flora intestinal no cambió mucho, independientemente de la dieta. Después de la cirugía de bypass gástrico, se encontró que el grupo de prueba tenía más de ciertos tipos de microbios,3 incluyendo:

    Gammaproteobacteria, particularmente de la especie Escherichia, que puede ayudar a prevenir la inflamación y mantener la salud intestinal, a pesar de que algunas especies de Escherichia son patogénicas Bacteria Akkermansia, que puede alimentarse del moco que se encuentra en sus intestinos

De acuerdo con el artículo4

“Después, los investigadores transfirieron el contenido intestinal de cada uno de los grupos en otros ratones, que carecían de sus propias bacterias intestinales. Los animales que recibieron el material de los ratones que habían sido sometidos a la cirugía de bypass gástrico bajaron de peso rápidamente, las heces de los ratones que habían recibido operaciones simuladas no presentaron ningún efecto.”

Más investigaciones demuestran que su flora intestinal tiene un impacto en su peso

Investigaciones previas también han demostrado que las personas delgadas tienden a tener mayores cantidades de bacterias intestinales en comparación con las personas obesas. Por ejemplo, un estudio realizado en el 20115 encontró que el consumo diario de una forma específica de bacterias del ácido láctico podría ayudar a prevenir la obesidad y reducir la inflamación de bajo nivel.

En este estudio, las ratas tratadas con las bacterias tuvieron menos peso que el grupo de control, a pesar de que ambos grupos de ratas llevaron una alimentación similar rica en calorías. También tuvieron niveles más bajos de inflamación menor, que ha sido relacionada con la obesidad.

Del mismo modo, las bacterias intestinales también han demostrado tener un impacto en los bebés humanos. Un estudio6 encontró que los bebés con un alto número de bifodobacterias y un bajo número de Staphulococcus aureus- que podría causar la inflamación de bajo grado en su cuerpo, contribuyendo con la obesidad- parecía estar protegidos por el exceso de aumento de peso.

Esta podría ser una de las razones por las que los bebés que reciben leche materna tienen menos riesgo de obesidad, debido a que la bifodobacterias florecen en el intestino de los bebés alimentados con leche materna. Los probióticos también parecen ser benéficos en el hecho de ayudar a las mujeres a bajar de peso después de dar a luz cuando se toman durante el primer trimestre de la lactancia materna.

Otros dos estudios encontraron que los individuos obesos tuvieron cerca de 20 por ciento más de una familia de bacterias conocida como firmicutes y casi un 90 por ciento menos de una bacteria llamada bacteroidetes en comparación con los individuos delgados. Las firmicutes ayudan a su cuerpo a extraer las calorías de los azúcares complejos y a depositar esas calorías en la grasa. Cuando estos microbios fueron trasplantados en ratones con un peso normal, esos ratones comenzaron a ganar el doble de grasa. Esta es una explicación de cómo la microflora en su intestino podría afectar su peso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario