Comes 12 cucharadas de azúcar al beber un refresco

Por El Poder del Consumidor, 22 de mayo de 2013

• El consumo de un refresco de 600 mililitros al día durante un año es igual a la ingesta de 22.99 kilos de azúcar, mientras que tomar dos refrescos durante un año equivalen a consumir 45.99 kilos de azúcar.

• Cuando un adulto consume un refresco de 600 mililitros al día rebasa el máximo tolerable de azúcar añadida en un 20% y cuando un niño lo hace representa 60% más del azúcar adicional tolerable en un día.

• La probabilidad de que un niño sea obeso aumenta 60% por cada refresco que toma al día y al ingerir 1 o 2 bebidas a diario se incrementa 25% el riesgo de padecer diabetes.

• México tiene el mayor índice de muertes asociadas al consumo de refrescos con 318 defunciones por millón de adultos, es decir, la muerte anual de 22,020 personas, equivalente al 12% de las muertes ocurridas en el mundo.

• El costo total de la diabetes en México pasó de $2,970 millones de pesos en el 2003 a $8,836 millones en el 2010, un aumento de más de 290% en solamente 7 años.

Frente a la Secretaría de Salud, integrantes de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA presentamos la campaña “¿Te comerías 12 cucharadas de azúcar?, ¿por qué te las bebes en un refresco?, con el fin de informar y alertar sobre el alto contenido de azúcar que tiene sólo un envase de 600 mililitros de estas bebidas y el riesgo a la salud que esto representa.

Esta campaña se difunde en diversas estaciones del Metro, anuncios espectaculares y próximamente en autobuses de pasajeros de la Ciudad de México.

Katia García, nuestra investigadora en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, organización integrante de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA, señaló que “desde 2008 la Secretaría de Salud presentó las Recomendaciones para la población mexicana en el Consumo de Bebidas para una Vida Saludable donde la posición respecto a los refrescos fue: ‘No se recomienda su consumo, de hacerlo, la recomendación es que sea esporádicamente y en porciones pequeñas’.[1] Sin embargo, estas sugerencias no han sido difundidas a la población, por lo tanto, no se ha implementado ninguna política por parte del Estado contra el consumo de refrescos”.

Durante un acto público realizado frente a Secretaría de Salud, diversas personas cargaron bolsas con 22.99 kilos de azúcar, que representan lo que su cuerpo tiene que aguantar si consumen al año 600 mililitros de refresco por día (12 cucharadas de azúcar), pero los que toman a diario 2 de estas bebidas gaseosas, les toco cargar más peso, ya que en 12 meses estarían comiendo el equivalente a 45.99 kilos de azúcar.

Al respecto Katia García comentó que este consumo genera una gran carga a nuestro organismo e incrementa el riesgo de desarrollar obesidad y diabetes, ya que el límite máximo tolerable de azúcar añadida a la dieta establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 10 cucharaditas para una persona adulta y de 7.5 cucharaditas para los niños. “Es decir, si un adulto consume únicamente un refresco de 600 mililitros (una lata) al día, rebasa el máximo tolerable de azúcar añadida en un 20%; y cuando un niño toma una bebida de este tamaño, representa 60% más del azúcar adicional tolerable en un día”.

Ante esto, la probabilidad de que un niño sea obeso aumenta 60% por cada refresco que toma al día, al mismo tiempo aumenta la probabilidad de padecer diabetes y otras enfermedades relacionadas con la diabetes,[2] pues al ingerir 1 o 2 bebidas a diario se incrementa 25% el riesgo de padecer diabetes.[3]

La especialista en nutrición de El Poder del Consumidor aclaró: “a esto hay que sumar que la mayor parte del endulzante de los refrescos no es azúcar de caña sino jarabe de maíz de alta fructuosa que representa un daño aún mayor para la obesidad y la diabetes”.

Como consecuencia de falta de políticas públicas frente al alto consumo de refrescos, la nula intervención para regular sus etiquetados y publicidad engañosa, los mexicanos “nos hemos convertido en los mayores consumidores de refrescos en el mundo, con un promedio de 163 litros por persona al año,[4] y a la vez somos una de las poblaciones con mayores índices de obesidad y diabetes, presentando una de las tasas de mortalidad por diabetes más altas a escala internacional”, afirmó Katia García.

El refresco y la obesidad

En México, el consumo de bebidas azucaradas aporta más del 12% del total de energía gastada. En el periodo de 1999 a 2006, la energía consumida proveniente de bebidas altas en energía, en las que el refresco representa un papel predominante, incrementó más del doble en adolescentes y se triplicó en los adultos, por lo que la frecuencia en el consumo de refresco supera a alimentos básicos como leche, huevo, carne, frutas y verduras.[6]

Diversos estudios revelan la relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el aumento de peso, tanto en niños como en adultos. Además, la obesidad incrementa el riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades cardiovasculares y síndrome metabólico.[7 al 15]

Alejandro Calvillo, nuestro director de El Poder del Consumidor dijo que se estima que México tiene el mayor índice de muertes asociadas al consumo de refrescos con 318 defunciones por millón de adultos. Es decir, la muerte anual de 22,020 personas, equivalente al 12% de las muertes ocurridas en el mundo.[16]

Por otra parte, Calvillo mencionó que el costo total de la diabetes en México pasó de $2,970 millones de pesos en el 2003 a $8,836 millones en el 2010, un aumento de más de 290% en solamente 7 años.[17]

De ahí –concluyó Calvillo– que los integrantes de la Alianza por la Salud Alimentaria demandemos la creación de una política integral de salud alimentaria que incluya la regulación del etiquetado y de la publicidad de los alimentos y bebidas, así como el acceso a agua potable gratuita en los espacios públicos, pues el agua es la mejor opción de hidratación y ayuda al buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario