Comer Alimentos Orgánicos lo Expone a Menos Pesticidas

Por el Dr. Mercola, 16 de febrero de 2015

Hay un debate en curso acerca de que si los alimentos cultivados orgánicamente son o no más saludables que las variedades convencionales.

Algunos estudios han confirmado que los alimentos orgánicos tienden a tener niveles más elevados de nutrientes, como vitaminas y minerales, mientras que otros encontraron que la diferencia nutricional entre ellos no fue particularmente impresionante.

Es importante entender que el contenido de nutrientes será principalmente dictado por la salud de los suelos en donde se cultivan. Es poco probable que los alimentos orgánicos cultivados en suelos mermados tengan un impulso significativo en nutrientes.

Los alimentos orgánicos se cultivan normalmente en sistemas agrícolas regenerados que están repletos de micronutrientes y microbios saludables. Como resultado, los productos orgánicos tenderán a ser más nutritivos que los convencionales.

Pero otro factor que es parte de este debate es la presencia de pesticidas. Como usted probablemente ya sabe, o debe saber, la agricultura convencional es altamente dependiente de los plaguicidas sintéticos, mientras que las normas orgánicas prohíben su uso.

Entonces, es lógico, que los alimentos orgánicos lo expondrán a menos cantidades de sustancias químicas tóxicas, que de esa manera significa una mejor salud. De hecho, una parte clave de una alimentación saludable y estilo de vida en general es la ausencia de sustancias químicas tóxicas.

Una Alimentación Orgánica Representa Menos Exposición a Pesticidas

Un nuevo estudio,1 declarado el más grande de su tipo y publicado en la revista Environmental Health Perspectives observó la alimentación de casi 4,500 personas que viven en seis ciudades de Estados Unidos, para evaluar los niveles de exposición a organofosforados (OPs), que son algunos de los pesticidas más comúnmente utilizados en granjas estadounidenses.

Los niveles organofosforados en los participantes fueron estimados utilizando información de la USDA2 sobre los niveles medios de residuos de plaguicidas encontrados en las frutas y vegetales que cada individuo informó consumir.

Para verificar la exactitud de sus estimaciones, compararon sus exposiciones a los pesticidas calculados a los niveles actuales de metabolitos de plaguicidas (productos de degradación) excretados en la orina de un subcategoría de 720 participantes.

No fue sorprendente encontrar que los que comieron productos cultivados convencionalmente, tenían altas concentraciones de metabolitos OP, mientras que aquellos que comieron productos orgánicos tenían niveles significativamente más bajos.

Las personas que «a menudo o siempre» comían productos orgánicos tenían niveles alrededor del 65 por ciento más bajos de residuos de pesticidas en comparación con los que comían la menor cantidad de vegetales orgánicos. De acuerdo con la autora principal Cynthia Curl:

«Si me dijera lo que normalmente come, probablemente le podría decir qué tan alto sea su exposición a pesticidas. El estudio sugiere que al consumir versiones cultivadas orgánicamente de los alimentos con mayor concentración a plaguicidas, podemos hacer una diferencia medible.”

Los Peligros Para la Salud de los Organofosforados

Los plaguicidas organofosforados son conocidos por sus peligros para la salud humana. La exposición prenatal, por ejemplo, ha estado relacionada con el desarrollo de retrasado cerebral, reducir el coeficiente intelectual y el déficit de atención.3 Los síntomas de la exposición incluyen debilidad, dolor de cabeza, diarrea, náuseas y vómitos. La exposición a largo plazo se ha relacionado con efectos neurológicos, tales como:4

  • Confusión y desorientación
  • Ansiedad
  • Pérdida de la memoria
  • Depresión
  • Cambios en la personalidad

Mientras que el uso general de los organofosforados (OP) ha disminuido en las últimas décadas, la información5 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) muestra que los OP todavía son uno de los plaguicidas más utilizados en ciertos cultivos.

Según datos6 de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), más del 75 por ciento de la población estadounidense tiene niveles detectables de OP en la orina, y al menos que sea un agricultor o viva cerca de uno, su alimentación es una de las vías más propensas a la exposición.

Como se informó Time Magazine:7, 8

«De acuerdo con los últimos datos9 de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), solo en 2007 se utilizaron más de 33 millones de libras de OP en los Estados Unidos.

Los cultivos tratados incluyen: brócoli, melón, uvas, ejotes, lechuga, nectarinas, naranjas, peras, espinacas, fresas, tomates, papa dulce, mangos y cebollas… Lavarlos o pelarlos eliminara algunos residuos, pero no necesariamente todos de todas las frutas y vegetales…