¿Beber Soda de Dieta le Ayuda a Perder de Peso?

Sin embargo, lo que el estudio sí PUDO, fue crear comentarios de los medios y titulares llamativos donde las palabras «ciencia,» «estudio,» y «pérdida de peso comprobada» se combinan favorablemente, y eso vale más que nada para las empresas de relaciones públicas.

La Financiación de la Industria Aumentó Dramáticamente las Probabilidades de Resultados Favorables de Investigación

El mal uso de la ciencia para promover una agenda comercial preconcebida es tan predominante hoy en día que puede ser muy difícil determinar qué es qué. Un factor clave es determinar quién pagó por la investigación, ya que cuando la industria financia la investigación, está prácticamente garantizado que será favorable. En pocas palabras, un investigador independiente tiene muchos menos incentivos para llegar a una conclusión— ya sea buena o mala.

Yo anteriormente había dicho que nos hemos olvidado de tomar decisiones basadas en evidencia y ahora estamos en una era de «toma de evidencia basada en las decisiones.» Lo que quiero decir con esto es que el modelo de negocio preferido por la industria es en primer lugar desarrollado, seguido por la «evidencia científica» que ha sido creada específicamente para apoyar el modelo de negocio establecido.

Este es otro ejemplo perfecto de esto. Después de dos campañas de marketing fallidas (la última de ellas fue diseñada para parecerse a un anuncio de servicio público en lugar de un anuncio clásico), la industria de bebidas se apoyó en la «ciencia» en un esfuerzo por recuperar sus clientes.

Como lo dije en un artículo anterior, el Consejo de Control de Calorías es una asociación que representa a los fabricantes y proveedores de alimentos y bebidas bajas en calorías, sin azúcar y reducidas en azúcar. Es, por supuesto, un firme defensor de la seguridad del aspartame y la eficacia para el control de peso y control de la diabetes, y se apresura a descartar cualquier investigación que sugiera lo contrario.

El grupo denunció recientemente una investigación que muestra que después de la menopausia, los bebedores de soda de dieta aumentan el riesgo de ataques cardíacos y embolias, indicando que estos hallazgos «no son compatibles con la mayoría de la evidencia científica sobre el tema, y ​​están en desacuerdo con las declaraciones de la American Heart AsociaciónMedicineNet.com:»11

Lo que muchos no saben es que el Consejo de Control de Calorías tiene fuertes lazos con la Compañía Kellen, que es fundamental en la creación y gestión de grupos de activistas de la industria creados específicamente para engañarlo acerca del producto en cuestión, para proteger las ganancias de la industria y la influencia de las agencias reguladoras. Por desgracia para cualquier persona que se ha dejado engañar por la publicidad, la soda de dieta en realidad tiende a promover el aumento de peso, y numerosos estudios que no fueron financiados por la industria dan fe de esto.

La Lista de Estudios que Refutan Estas Manifestaciones es Larga

La investigación ha demostrado en repetidas ocasiones que las bebidas sin o bajas en calorías endulzadas artificialmente y otros alimentos de «dieta,» tienden a estimular el apetito, aumentar los antojos de carbohidratos, y estimular el almacenamiento de grasa y aumento de peso. Los endulzantes artificiales básicamente engañan a su cuerpo haciéndolo creer que va a recibir el azúcar (calorías), pero cuando el azúcar no llega, su cuerpo empieza a pedir más, ocasionando antojos de carbohidratos. La mayoría de la gente con este tipo de antojos termina comiendo otros alimentos y snacks en exceso.

Esta conexión entre el gusto dulce y el aumento del hambre se puede encontrar en la literatura médica que data por lo menos dos décadas atrás. Pero los endulzantes artificiales también parecen producir una variedad de disfunciones metabólicas que promueven el aumento de peso. He aquí una muestra de algunos de los estudios publicados a través de los años, que refutan claramente las afirmaciones de la industria de que las bebidas de dieta ayudan para la pérdida de peso:

Preventive Medicine, 198612 Este estudio examinó a casi 78,700 mujeres de 50-69 años de edad durante un año. El uso de endulzantes artificiales aumentó con el peso relativo, y los usuarios fueron significativamente más propensos a aumentar de peso, en comparación con aquellos que no utilizaron endulzantes artificiales-independientemente de su peso inicial. Según los investigadores, los resultados «no son explicables por las diferencias en los patrones de consumo de alimentos. Los datos no apoyan la hipótesis de que el uso de endulzantes artificiales a largo plazo, ayude ya sea a bajar de peso o evite el aumento de peso.»
Physiology and Behavior, 198813 En este estudio, se determinó que los endulzantes intensos (sin o bajos en calorías) pueden producir cambios significativos en el apetito. De los tres endulzantes probados, el aspartame produjo los efectos más pronunciados.
Physiology and Behavior, 199014 Aquí, encontraron que el aspartame tuvo un efecto dependiente del tiempo sobre el apetito, «produciendo una disminución transitoria seguida por un aumento sostenido en las calificaciones de hambre.»
Journal of the American Dietetic Association, 199115 En un estudio sobre los endulzantes artificiales realizado por los estudiantes universitarios, tampoco encontró evidencia de que el uso endulzantes artificiales estuviera relacionado con una disminución de su consumo total de azúcar.
International Journal of Obesity and Metabolic Disorders, 200416 Este estudio de la Universidad de Purdue, encontró que las ratas alimentadas con líquidos endulzados artificialmente comieron más alimentos de alto contenido calórico que las ratas alimentadas con líquidos endulzados con alto contenido calórico. Los investigadores creen que la experiencia de beber líquidos endulzados artificialmente interrumpió la capacidad natural de los animales para compensar las calorías de la comida.