No descarta Monsanto producir en México una variedad de maíz transgénico blanco

Por Angélica Enciso L., La Jornada, 30 de octubre de 2014

Con variedades híbridas, sólo 2 millones de 8 millones de hectáreas cultivadas del grano Leer más

Las Bacterias Intestinales y las Células de Grasa Podrían Interactuar para Producir una “Tormenta Perfecta” para la Inflamación que Promueve la Diabetes y Otras Enfermedades Crónicas

Por el Dr. Mercola, junio de 2014

Una amplia gama de problemas de salud, incluyendo pero no limitado a la obesidad, la resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, enfermedad periodontal, embolia y enfermedad cardíaca tienen como característica la inflamación como parte de la enfermedad.

La mayoría de las enfermedades inflamatorias empiezan en su intestino.

La inflamación crónica en el intestino puede afectar el normal funcionamiento de muchos sistemas corporales. También parece haber una conexión entre ciertos tipos de bacterias y la grasa corporal que produce una respuesta inflamatoria aguda y conduce el proceso inflamatorio.

Por ejemplo, una reciente investigacion1 sugiere que las moléculas toxicas – superantígenas – producidas por bacterias patógenas, como los estafilococos, pueden desempeñar un papel en el desarrollo de diabetes tipo 2 a través de su efecto sobre las células de grasa. Según el artículo destacado:2

«La idea es que cuando las células grasas (adipocitos) interactúan con los agentes ambientales –  en este caso, las toxinas bacterianas – desencadenan posteriormente un proceso inflamatorio crónico…las toxinas bacterianas estimulan las células de grasa para liberar moléculas llamadas citoquinas, que promueven la inflamación…

Todas las bacterias estafilococo producen toxinas llamadas superantígenos – moléculas que alteran el sistema inmunológico. La investigación de Schlievert ha demostrado previamente que los superantígenos causan los efectos mortales de varias infecciones por estafilococos, como el síndrome de shock tóxico, sepsis y endocarditis.

… [L]a inflamación crónica causada por los superantígenos también puede dificultar la cicatrización de las úlceras del pie diabético. Las úlceras, que afectan del 15 a 25 por ciento de las personas con diabetes, son notoriamente difíciles de curar y, a menudo pueden sufrir la amputación.”

La “Tormenta Perfecta” para la Inflamación Promueve la Diabetes

Investigaciones anteriores han demostrado que las personas obesas tienen diferentes bacterias intestinales que las personas delgadas. Las personas delgadas tienden a tener mayores cantidades de varias bacterias saludables o benéficas en comparación con las personas que tienen una gran cantidad de exceso de peso, que tienden a tener una mayor colonización de bacterias patógenas.

Por ejemplo, el humano adenovirus-36 (Ad-36) – una de las causas de infecciones respiratorias y de la conjuntivitis – podría desempeñar un papel en la promoción de la obesidad al transformar las células madre adultas en células de grasa que son capaces de almacenar grasa adicional.

Los investigadores también han descubierto que ciertas bacterias intestinales, incluyendo la Staphylococcus aureus (estafilococo) y E. coli, activan las células de grasa para producir citoquinas inflamatorias. Los investigadores han propuesto que esta interacción puede provocar el desarrollo de diabetes, que es un «efecto secundario» bien conocido de la obesidad.

La bacteria estafilococo, en particular, parece jugar un papel importante en la diabetes, y de acuerdo con el artículo destacado, hay dos razones principales para esto:

  • Las personas obesas tienen una tendencia a ser fuertemente colonizado con bacterias estafilococos
  • La bacteria estafilococo es la bacteria más común encontrada en las úlceras del pie diabético

El estudio destacada descubrió que cuando ambas bacterias; estafilococos y E. coli están presentes (ambas de ellas producen superantígenos), la respuesta inflamatoria de citoquinas en las células grasas se amplifica aún más, aumentando así el riesgo de diabetes. De acuerdo con el co-autor del estudio, Patrick Schlievert, Ph.D:

«La bacteria  E. coli que reside en nuestro intestino produce LPS [lipopolisacárido, una toxina] y cada día una pequeña cantidad de esta toxina se mete en nuestra circulación, pero generalmente es eliminada por la circulación sanguínea del hígado. Sin embargo, las personas colonizadas por la bacteria estafilococo también están expuestas crónicamente a superantígenos, los cuales cierran la vía de desintoxicación LPS.

Eso crea una sinergia entre los LPS ‘no eliminados’ y el superantígeno. Estas dos moléculas  causan inflamación y producción de citoquinas. Así que en esencia, su presencia en conjunto crea una tormenta perfecta para la inflamación.”

Estudios anteriores han llegado a conclusiones similares. Por ejemplo, un estudio3 encontró que los bebés con un alto número de bifidobacterias (bacterias benéficas) y un bajo número de Staphylococcus aureus, parecen estar protegidos contra el exceso de peso.

Esto también puede ser una de las razones del por qué los bebés que fueron amamantados tienen menor riesgo de obesidad, ya que las bifidobacterias florecen en los intestinos de los bebés alimentados con leche materna.

Control oligopólico de la semilla de maíz en México

Por Alejandro Espinosa Calderón, La Jornada, 29 de octubre de 2014

Se han cometido errores en México, que lo llevaron a la insuficiencia alimentaria. Uno de ellos es la estrategia de abastecimiento de semillas a los productores, factor fundamental que limita la producción de maíz. Leer más

Se suman 50 comunidades de Oaxaca a lucha contra el maíz transgénico

Por Red en Defensa del Maíz, 21 octubre de 2014

  • El artista plástico recibió en la sede del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) a pobladores y representantes de distintas regiones del estado, quienes le expresaron su solidaridad y respaldo.

Leer más

México: Los aparecidos

Por Hermann Bellinghausen, La Jornada, 27 de octubre 2014

Por cada uno de los desaparecidos y los muertos de Ayotzinapa han aparecido decenas, cientos, miles de personas, la mayoría jóvenes vivos, plenos e indignados como aquellos. Leer más